Lunes, 03 de diciembre de 2007
ImagenWilliam J. Seymour



Sexto art?culo de esta serie sobre las iglesias "Pentecostales" escrita por el historiador Mario Escobar Golderos.





Origen y creencias del movimiento pentecostal (VI)

Los viejos clich?s siempre son ineficaces para profundizar en las verdaderas intenciones de los hombres. Las conspiraciones, las organizaciones secretas, los hombres ?oscuros? que se introducen en lugares ?santos?, a pesar de estar bien para las novelas, hacen un flaco favor en la difusi?n del Cristianismo. Si bien la Biblia nos advierte de los falsos maestros y los falsos pastores, ?cu?ntas veces se ha usado este argumento para perseguir lo que no nos agrada?

Tomas Moro en su libro Utop?a nos describe de una manera magistral a ese tipo de hombre inmovilista, conformista, que se cree en la posesi?n de la verdad absoluta y que intenta frenar al Esp?ritu y al tiempo. En la carta a su amigo Peter Giles, que le sirve de excusa para introducir su libro, Moro argumenta que si se trata de uno que posee un peque?o atisbo de estudio, rechaza como trastos caseros y lugares comunes lo que no est? repleto de t?rminos viejos y apolillados y desusados. Algunos hay que s?lo encuentran placer en antiguallas enmohecidas. Y algunos s?lo en se sus propias acciones (1).

Algunos confunden la conspiraci?n del Esp?ritu Santo para cambiar el mundo, con propia conspiraci?n para que todo siga igual.
Imagen
WILLIAM J. SEYMOUR
Seymour naci? en el esclavista estado de Louisiana, el 2 de mayo de 1870. Sus padres hab?an sido esclavos y, tras la Guerra Civil, fueron liberados, pero la violencia racial oblig? a muchos negros del Sur a abandonar sus casas hacia tierras m?s tolerantes. La familia de Seymour continu? trabajando para sus antiguos amos. Pero cuando el joven William tuvo la oportunidad, decidi? emigrar a los veinticinco a?os para encontrar un trabajo que le sacara de la miseria.

En Indiana, Seymour se integr? en la Iglesia Metodista Episcopal Simpson Chapel, una rama de profunda tradici?n evangel?stica. Despu?s se mud? a Ohio y tras recibir el rechazo por su condici?n racial, termin? integr?ndose en un grupo denominado Movimiento de Reforma de la Iglesia de Dios. Este grupo, radical en sus conceptos externos, le acogi? muy bien. Al poco tiempo enferm? de viruela, perdiendo la visi?n en un ojo. Su enfermedad le anim? a dedicar el resto de su vida al pastorado. Viaj? a Texas y se instal? all? con unos familiares. En 1905 conoci? a Parham, que realizaba una campa?a evangel?stica en la ciudad de Houston. Poco despu?s, Seymour se inscribi? en el centro de estudios b?blicos creado por Parham en la capital de Texas. Despu?s de completar sus estudios en la escuela b?blica, Seymour recibi? una invitaci?n de la se?orita Nelly Ferry para pastorear una congregaci?n en California.
Imagen
La llegada de Seymour a Los ?ngeles no pudo ser en un mejor clima espiritual; muchas iglesias de distintas denominaciones estaban experimentando un notable crecimiento. El primer serm?n de William a la peque?a congregaci?n fue sobre el texto de Hechos 2:4 (El d?a de Pentecost?s). Su mensaje no fue muy bien acogido por algunos miembros de la congregaci?n. Pero logr? reunir un grupo de creyentes en febrero de 1906. Las reuniones en casas humildes no hac?an presagiar el imponente movimiento que se estaba gestando en la ciudad. El grupo fue creciendo y un hermano de la iglesia recibi? el primer bautismo del Esp?ritu Santo, aunque el propio Seymour no logr? ser bautizado hasta d?as m?s tarde.

El crecimiento del grupo les anim? a buscar un local para reunirse. Seymour y varios ancianos de la iglesia recorrieron las calles de Los ?ngeles hasta dar con una vieja iglesia metodista abandonada, la capilla estaba en la calle Azusa. (Continuar?) .


--------------------------------------------------------------------------------
(1) Moro, Tom?s, Utop?a, Orbis, Barcelona, 1991. P?g. 73.

Tags: pentescostales, evangélicos, Seymour

Comentarios