Lunes, 10 de diciembre de 2007
Imagen
Felipe II representado como C?sar


En los Pa?ses Bajos durante el siglo XVI

Muchas veces pol?tica y religi?n se mezclan formando un complejo tapiz en el que ideas como Estado, Fe o Poder se mezclan hasta confundirse. La estrategia de los Habsburgo estuvo marcada por la bipolaridad de los intereses pol?ticos y los econ?micos. En las pr?ximas semanas profundizaremos en los resultados desastrosos de unir religi?n y pol?tica.

En esta serie de art?culos pretendemos dilucidar las intenciones ?ltimas de la pol?tica de Felipe II en los Pa?ses Bajos, las posibilidades que la enconada discordia fue proveyendo y el uso que se hizo de ellas. Para ello es fundamental plantearnos una serie de preguntas que nos ayuden a clarificar los hechos y su complejidad.

?Por qu? Carlos V leg? las antiguas posesiones borgo?esas a su hijo? ?Los estados borgo?eses no encajaban mejor en el entramado del Sacro Imperio Romano Germ?nico? ?Felipe II ten?a una estrategia con respecto a sus posesiones en Europa Occidental? ?Predominaban los intereses comerciales de las provincias holandesas frente a los estrat?gicos? ?Felipe II antepuso sus derechos patrimoniales a los supranacionales? ?La religi?n tuvo un papel predominante en el desenlace y radicalizaci?n del conflicto? Y por ?ltimo, ?C?mo influy? la idea de Guerra Justa en la estrategia de Felipe II en sus posesiones m?s occidentales?

Antes de intentar responder, en la medida que las fuentes y las opiniones de los distintos historiadores nos lo permitan, deber?amos definir el t?rmino estrategia y Guerra Justa.
Imagen
En primer t?rmino, Estrategia es, seg?n el diccionario Espasa, el arte de dirigir las operaciones militares. Esta definici?n se queda corta en principio ya que relaciona estrategia exclusivamente con el arte de la guerra. Pero la definici?n contin?a arte, traza para seguir un asunto. Previa planificaci?n y organizaci?n de un asunto, podr?amos decir. Para terminar con proceso regulable, el conjunto de las reglas que aseguran una decisi?n ?ptima en cada momento.

?Ten?a Felipe II una regla, unos c?nones para desarrollar su pol?tica exterior(1) o se limitaba a reaccionar ante los problemas que iban surgiendo?

Miguel ?ngel Echevarria comenta al respecto que ...Com?nmente se viene diciendo que Felipe II, y en general los Habsburgo, carec?an de un programa de actuaci?n en pol?tica exterior, que se limitaron a defender lo pose?do, y que, por ello s?lo nos es dado a conocer las grandes l?neas de su pensamiento estrat?gico a trav?s de la pr?ctica...(2).

Esto no quiere decir que Felipe II no viera las ventajas estrat?gicas de Flandes. Echevarr?a cita a Geoffrey Parker y dice que este ... ha conseguido obtener una inteligente percepci?n de los principios estrat?gicos de Felipe II en lo militar, que resume en una idea: los dominios del rey forman un edificio integrado y dependiente; y en ellos, la posesi?n de Flandes es esencial por tres grandes razones: anula a Francia, sirve de campo de batalla en lugar de Espa?a, y distrae a los enemigos de atacar posesiones vitales de la monarqu?a...

Pero la definici?n de Parker tan s?lo habla de la estrategia a nivel militar. Baltasar Pore?o, en su biograf?a de Felipe II titulada Dicho y hechos del rey don Felipe II (1628), habla del car?cter unitario. El rey es como un tejedor que por medio de alianzas va formando su tela, cuando un hilo se rompe, inmediatamente se intenta soldarle.

La pol?tica de equilibrios que Felipe II persigui?, una pol?tica por otro lado caracter?stica de los Habsburgo, se vio truncada por otro elemento importante en la estrategia del rey la defensa de la religi?n cat?lica.

La defensa de la religi?n cat?lica nos entronca directamente con el otro concepto que quer?amos definir antes de ahondar en el tema que nos ocupa. La Guerra Justa es ante todo, en la mente de Felipe II, la defensa de la fe y el derecho. Pero en todo esto profundizaremos a lo largo de la investigaci?n. Este argumento lo vemos constante repetido en las cartas del rey como la dirigida a Reques?ns, gobernador de los Pa?ses Bajos, el 12 de agosto de 1566:

?La professi?n que su Magestad ha hecho y opini?n que ha ganado a costa de tantos tesoros y vidas de no consentir un tilde torcido en cosa de religi?n?(3).

Las fuentes principales que hemos usado para poder aprehender la estrategia real y su concepto de guerra justa han sido las ep?stolas entre Carlos V y Felipe II, la correspondencia de Felipe II con algunos de sus gobernadores y prelados y cuatro de los libros que trataron en la ?poca posterior la Guerra de Flandes antes de la Tregua de los doce a?os.

Los dos libros(4) base de esta investigaci?n han sido:


Coloma, Carlos, Las guerras de los Estados Baxos desde el a?o de MDLXXXVIII hasta el de MDXCIX, en Amberes: en casa de Pedro y Iuan Bellero, 1625.
Cardenal Bentivollo Las guerras de Flandes: desde la muerte del emperador Carlos V hasta la conclusion de la Tregua de doze a?os, en Amberes: por Geronymo Verdussen, impressor y mercader de libros, 1687.
La profusi?n de libros sobre el tema nos hace pensar que el tema produjo inter?s a los coet?neos, los libros que hemos consultado fueron escritos en Espa?ol y para espa?oles, por lo que la informaci?n es parcial y limitada, aun as? son una fuente importante de datos, y sobre todo, nos ayudan a saber cual era la opini?n de los historiadores de la ?poca.

La estrategia filipina es una herencia y una continuaci?n de la ejercida por su padre, por ello pondremos especial atenci?n en las instrucciones que le dej? este antes de morir.

Flandes choc? de frente con las pretensiones y deseos del rey, convirti?ndose en una de las pesadillas de su hacienda y prestigio, pero siempre hubo una estrategia detr?s de los actos del rey, aqu? intentaremos desvelarla.

Continuar?.



--------------------------------------------------------------------------------
1) Entendiendo en este caso exterior como lo ajeno a las Coronas de Arag?n y Castilla en sus l?mites peninsulares.
2) Echevarr?a, Miguel ?ngel, Flandes y la Monarqu?a Hisp?nica, S?lex, Madrid, 1998. P?g. 73.
3) Carta del rey dirigida a Reques?ns, gobernador de los Pa?ses Bajos, el 12 de agosto de 1566. BNM.
4) Biblioteca Nacional de Madrid, Sala Cervantes.


Mario Escobar Golderos es licenciado en Historia, diplomado en Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid y director de la revista ?Nueva Historia para el Debate?


Mario Escobar Golderos, licenciado en Historia, diplomado en Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid y director de la revista ?Nueva Historia para el Debate?.

? M. Escobar, ProtestanteDigital (Espa?a)

Tags: Felipe II, Carlos V, Países Bajos, Protestantes

Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 16 de agosto de 2008 | 2:38
?C?mo ha tenido acceso a "Las Guerras.." de Coloma? Llevo tiempo intentando conseguir leerlo, pero me es imposible. Acudir a las bibliotecas donde se conservan ejemplares de las ediciones originales para leerlos in situ me es imposible.