Lunes, 24 de diciembre de 2007
Arte y Cristianismo

Curro Royo

VII Congreso Evang?lico
Barcelona 8 Diciembre 2007
Imagen

Hoy es bien conocido que dentro de los c?rculos cristianos evang?licos hay poco inter?s en las artes. Cuando parece que se presenta un cambio, cuando la generaci?n m?s joven, nacida y criada dentro de estos c?rculos llega a comprender la importancia de las artes, surgen toda clase de problemas y tensiones. Casi brilla por su ausencia cualquier clase de forma cr?tica de pensamiento. No hay percepci?n art?stica, nada que anunciar, no hay respuesta para las preguntas importantes de la presente generaci?n. Muchos desean ser artistas en un sentido cristiano, pero tienen que encontrar las respuestas por su cuenta ?C?mo emprender la tarea? ?Qu? significa? Muchos se han apartado del cristianismo, o lo que es m?s tr?gico, de Cristo cuando han llegado a sentir que, si este aspecto vital de la vida humana queda al margen de la religi?n o de la fe, entonces hay un defecto b?sico en la fe. De diferentes maneras se ven obligados a unirse a la batalla espiritual contra el esp?ritu de la ?poca que se expresa de forma tan en?rgica en las artes, y muchos sucumben.
Imagen
Tambi?n es posible, claro est?, adoptar la misma postura puritana hoy: alejarse de las artes porque son mundanas, laicas e imp?as. Pero ?sa no es la respuesta. No se enfrentan a la cuesti?n. Pasa por alto el hecho de que las artes son particularmente fuertes protagonistas de una nueva forma de pensamiento no cristiana. Bien podr?a ser que las artes fueran, por supuesto, ?de vanguardia? en el sentido de que van por delante de los dem?s en la b?squeda de una forma de espiritualidad no cristiana. ?Por qu?? Porque durante mucho tiempo los cristianos no han participado en la discusi?n ni en la actividad art?stica.

(Hans Rookmaaker, Arte moderno y la muerte de una cultura .)

Imagen
Estas palabras fueron escritas hace treinta y siete a?os por Hans Rookmaaker, profesor de Historia del Arte en la Universidad Libre de ?msterdam. Sorprenden su fuerza, actualidad, y desaf?o.

Como todas las cosas que merecen la pena, ?Arte?, es un t?rmino proteico. Cada vez que uno intenta tocar el suelo con ?l, cambia de forma. La humanidad lleva desde sus inicios haciendo arte, y al mismo tiempo intentando delimitar dentro de moldes r?gidos esta praxis, necesidad, pasi?n... etc. Intentamos categorizar, o ponerle puertas al campo. Pero este campo es tan grande le ocurre lo mismo que al ?nico mapa perfecto de la realidad... que es la realidad misma.

Intentando definir al arte, pretendemos atrapar algo vivo para disecarlo, y colgar su cabeza en el sal?n de nuestra comodidad. Queremos un sello de funcionario, un tamp?n, con el que podamos ir estampando el cine, la literatura, la pintura o el teatro propinando golpes y afirmando... ?pum! ?Es arte?... ?pum!... ?No es arte?.

Y lo que es m?s grave, o m?s soberbio. No s?lo intentamos a toda costa atrapar y secuestra al Arte para obligarle a confesar si efectivamente lo es no. Lo peor es que pretendemos premiarlo o castigarlo. Ante una obra para cuya delectaci?n no estamos preparados, ante la que podr?amos abrir nuestros sentidos y nuestra inteligencia, nos preguntamos: ??Pero esto, es arte del bueno... o del malo??. Desconfiados como somos por naturaleza, buscamos un polic?a est?tico al que pedir el certificado de penales de la obra, y dejamos que un cr?tico o un experto opine por nosotros.

Y ahora, imaginemos d?nde podemos llegar si sometemos al pobre Arte al tercer grado y le preguntamos: ?Esto que estoy viendo, escuchando... es arte cristiano?

Guiados de nuevo de la mano del profesor Rookmaaker, haremos una afirmaci?n rotunda: ?el arte, es?. O como tan bien afirma ?l mismo: ?El arte no necesita justificaci?n?

Imagen
De acuerdo a Rookmaaker, el arte es un m?s de las posibilidades, de las potencialidades, de las estructuras abiertas que Dios ha tenido a bien crear. Existe arte porque existe un Dios creador, y hacer arte es actualizar esa posibilidad. El arte es un camino que Dios abre al hombre para que sea realmente humano, y as? como la capacidad creadora de Dios no tiene ni fin ni l?mite, no parece tenerla la capacidad humana para investigar los caminos del arte.

No habr?a matrimonio, pol?tica, oraci?n ni arte si no fuera porque Dios los posibilit? en su creaci?n: ?l cre? la posibilidad. As? que estas estructuras son el horizonte de la actividad del hombre (...) La imaginaci?n, la fantas?a, el descubrimiento de las cosas no o?das ni so?adas, (pertenecen a la realidad) porque Dios otorg? al hombre estas cosas y, por tanto la imaginaci?n no queda al margen de las estructuras de Dios .

Dios podr?a haber creado nuestra retina como la de muchos animales que no perciben el color. Pero no lo hizo. Podr?a habernos hecho insensibles a la armon?a o el ritmo... pero ?sa no fue su elecci?n. Podr?a habernos privado de la capacidad de narrar historias, o de identificarnos con ellas, o de aburrirnos, que es tan importante como nuestra capacidad para divertirnos. Pero no lo hizo.
Imagen
Actores cristianos famosos en Hollywood
Hacer arte es ser m?s humanos, y es cumplir la voluntad de Dios. Y para ello no necesitamos buscar m?s excusa que la luna para provocar mareas, el ?guila para surcar el cielo, las supernovas para llenar el espacio con su luz o las hayas para crear a sus pies un hermoso tapiz de hojas secas, piedra y musgo.

Ahora bien, no seremos tan ingenuos, como para ignorar que el pecado se introdujo en esta sinfon?a, como el chirrido de la tiza en el encerado, o el frenazo en el asfalto que precede al desastre. Es innegable que el pecado distorsiona el prop?sito del arte, as? como distorsiona el prop?sito primigenio del sexo, por citar otro caso notorio.

Tal vez por eso nuestros contempor?neos convirtieron al arte en lo que no era. Ante la crisis de las verdades, de los meta-relatos, cuando la ciencia y la filosof?a ya no pod?an dar raz?n del todo, el hombre se qued? s?lo. Huyendo del azar y la sin raz?n, se vio reflejado en lo ?nico que era radicalmente suyo, su propia creaci?n. Se nombr? al artista sacerdote de una religi?n sin Dios, y se le demand? una nueva revelaci?n. En el arte, el hombre no era un objeto, ni el fruto de una evoluci?n sin destino, ni el engranaje de un sistema social opresor. El hombre se sumergi? all?, y se busc? a s? mismo. Y se perdi?.

En el camino se consiguieron logros excelsos. Las vanguardias derribaron los muros del figurativismo y descubrieron que m?s all?, hab?a nuevos mundos, llenos de color, movimientos , simbolog?a o elementos on?ricos. Pero esa verdad tan buscada, que diera sentido a qu? es ser humano, no se encontr?... porque nunca estuvo all?.

Como se?alan Rookmaaker, o Francis Schaeffer, el arte contempor?neo es un amplificador del estado espiritual de nuestro mundo. Al igual que el Esp?ritu intercede por nosotros con gemidos indecibles... los lienzos, los escenarios o las pantallas nos hablan del hombre moderno, de sus anhelos incumplidos, de sus b?squedas infructuosas.

Bacon, Bergman, Beckett, Houellebecq, Allen... si queremos entender al hombre contempor?neo, su profunda herida y falta de sentido, debemos exponernos al desaf?o y la lucidez de estos autores, entre otros. Encerrados en nuestra peque?a y confortable burbuja corremos el riesgo de saber que el Evangelio es la respuesta... pero ?cu?l es la pregunta?
Imagen
Como hemos le?do, la iglesia, y se aplica de manera especial a la iglesia en Espa?a, ha mostrado una franca hostilidad cuando no desprecio hacia el arte y la cultura, que fueron directamente asimiladas con ?el mundo?, ?el siglo?.

Seamos conscientes de ello o no, esta actitud, lejos de responder a una sana espiritualidad, es hija de una de las grandes tentaciones que desde siempre han tenido los cristianos: el dualismo.

Para esta doctrina humana y her?tica, las artes ser?an la quintaesencia de la sensualidad ?Porqu?? Porque lo corporal, lo f?sico, est? alejado de Dios. Los cl?sicos, no la Biblia, lo expresaron bien: ?Soma sema?, el cuerpo es una tumba, c?rcel. S?lo la parte m?s elevada, m?s... ?incorp?rea? del hombre, es buena.

Nada m?s lejos de la doctrina b?blica. Pablo afirma que todo nuestro ser, esp?ritu, alma y cuerpo, ha de ser guardado irreprensible para la venida de nuestro Se?or Jesucristo (1? Tes 5, 23) y asegura categ?ricamente que el Se?or transformar? el cuerpo de la humillaci?n nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya (Fil 3, 20) No que nuestro aut?ntico ser, nuestra alma, vaya a escapar de su c?rcel, no... sino que poseeremos un nuevo cuerpo, al igual que el Se?or Jes?s ya posee un nuevo cuerpo glorificado.

Nos espera una nueva creaci?n que podremos tocar, oler y o?r con los nuevos sentidos de un nuevo cuerpo. Al gran Artista no se le han acabado los colores de la paleta, ni los acordes: ?Cosas que ojo no vio, ni o?do oy?... son las que Dios ha preparado para que le aman? (1 Cor 2, 9) ?M?s a?n que lo que ya hemos visto? S?, mucho m?s.

El que imagine el Cielo como una nube en la que estar? tocando el arpa... espero que le guste el arpa. Yo creo que estar? m?s bien, como ahora, con los pies en el suelo. Y creo que un nuevo cuerpo y una nueva creaci?n, conllevar?n necesariamente un nuevo Arte, con el que seguiremos transitando los caminos que nuestro Padre nos puso por delante, pero esta vez sin el peso del pecado... ni del ego.

El Prado, la Tate Gallery, el celuloide que soporta la filmograf?a completa de todos los genios del cine... todo ha de desaparecer... s?. Pero eso no significa necesariamente que no tengan valor hoy, y que no est?n fuera del plan de dios.

Mirando con cari?o a nuestros pastores y evangelistas, a nuestros l?deres, y a los hermanos que nos precedieron, quiero creer que en el rechazo de ?el mundo? se les fue la mano. La misericordia y el respeto hacia aquellos que deben tomar decisiones por las que responder?n ante el Pastor de pastores, me lleva a pensar que tuvieron miedo a lo que no entend?an, y que tem?an que fuera pernicioso para su grey.

A?n me recorre un escalofr?o recordando el caso de ese bolet?n de iglesia en el que se hac?a la pregunta ??Debe un cristiano ir al cine??, art?culo precedido en semanas por la pregunta ??Debe un cristiano ir a la playa??. El escalofr?o es doble al recordar que en ambos casos, la respuesta, era ?no?. El miedo, y no la santidad, les llev?- les lleva- a cerrar la puerta de la iglesia a todo arte y cultura, haciendo de la suya no una vida m?s santa, sino m?s pobre, mucho menos humana.

Adem?s, al cerrar la puerta, dejaron mucha gente fuera, entre ellos los que sent?an un llamado art?stico. Hab?a una puerta estrecha, s?. Pero no era la de la lucha hasta la muerte con el pecado, sino la estrechez de miras de una iglesia que dec?a al artista: ?Puedes entrar y dejarte tu arte fuera... o en todo caso, puedes entrar con ?l si lo utilizas para lo que te digamos... y como te digamos. Si no, no es arte, o lo es... pero no es bueno. No es arte cristiano?.
Imagen
?Y qu? ser? esa cosa llamada arte cristiano? Mucho me temo que al hablar de arte cristiano muchos est?n hablando de un arte, o mejor dicho, un sub-g?nero art?stico muy concreto. Sus caracter?sticas, en las artes pl?sticas, son la imposici?n de una iconograf?a, expresada en formas almibaradas y forzosamente figurativas.

En lo musical, ser?an composiciones ligeras y mel?dicas con un expl?cito contenido religioso y una instrumentalizaci?n poco estridente.

Este arte no tiene valor en s? mismo, sino que es un instrumento en aras de la evangelizaci?n y la adoraci?n. La bondad de los fines -y ciertamente son excelsos- justifica la pobreza de los resultados. Lo que falta de arte, se suple con buena voluntad.

Personalmente, lo que m?s me enerva es que este programa iconogr?fico tiene ?secuestrada? la imagen del Se?or Jes?s... secuestrada y deformada.

Uno de los mayores exponentes de este sub-g?nero, es el tratamiento que Hollywood ha hecho siempre de Jesucristo.

En declaraciones acerca de c?mo se gest? La Vida de Bryan, uno de los miembros del grupo Monty Python, Terry Jones, relataba c?mo el grupo entero se encerr? a visionar todo el ?cine b?blico? que pudieron... desde ?La t?nica sagrada? a ?Ben Hur? pasando por ?Rey de Reyes?. La conclusi?n a la que llegaron es que en tiempos de Jes?s... la gente hablaba muy despacio. Era, afirmaba Terry Jones, como si la gente se mirara y pensara al hablar... ?Estos son tiempos muy importantes, son los tiempos de Jes?s?

?No hay algo muy cierto en esta afirmaci?n? Terry Jones criticaba una decisi?n est?tica, no ?tica, que intentaba plasmar la reverencia debida al personaje en un elemento formal que se perpetuaba de pel?cula en pel?cula, hasta llegar a conformar una se?a identidad del g?nero ?pel?cula b?blica?. Pero... ?se nos ha ocurrido ni remotamente que el Se?or hablar?a con la mujer samaritana o con Nicodemo de una forma tan extra?a? Que hablara como una persona normal de su tiempo... ?menoscaba el m?rito de los testigos al transcribir la conversaci?n... o al Esp?ritu Santo al llevar a los cuatro evangelistas ?a toda la verdad? y permitirles transmitirnos fielmente lo dicho por el Se?or Jes?s?

Observemos el cuadro La sombra de la muerte, fechado en 1873 y salido de la mano del pintor prerrafaelista William Colman Hunt. En dicho cuadro, un joven Jes?s tiene un momento de descanso en el taller de carpinter?a de su padre, y al alargar los brazos, proyecta en la pared la sombra de la cruz. Acerca del mismo afirma Rookmaaker:

?Es verdaderamente b?blico? No deseo criticarlo s?lo porque la Biblia no mencione la historia, sino porque todo el sentimiento que el cuadro parece mostrar no es m?s que puro sentimentalismo (...) casi todo el ?arte cristiano? ha seguido esta l?nea desde entonces. Pensemos en las ilustraciones de la Biblia, en los dibujos de la escuela dominical o en reproducciones en las paredes de las iglesias. Como estilo se convirti? en estilo cristiano (...) la sal se hab?a convertido en algo ins?pido, hab?a tanto sentimentalismo ?pseudodevocional? en estos cuadros, que se alejaban mucho de la realidad de la que habla la Biblia ?Podr?a ser que las ideas equivocadas de Cristo que tienen muchas personas, tanto no cristianas como cristianas, consider?ndolo un hombre sentimental, casi afeminado, dulce y ?amante?, que no parece verdaderamente de este mundo, son el resultado de la predicaci?n inherente a las im?genes utilizadas con los ni?os o a los cuadros que se cuelgan de las paredes? Su teolog?a y su mensaje no son los de la Biblia, sino los del liberalismo del siglo XIX ?

?No hay alternativa a este clich? iconogr?fico del Se?or Jes?s? Otros lo han intentado, como Miguel ?ngel en el impresionante fresco de El Juicio Final de la Capilla Sixtina... o Pier Paolo Pasolini en su pel?cula de 1964 El Evangelio seg?n San Mateo, con un espa?ol, Enrique Irazoqui, interpretando a un Jes?s m?s humano que el de Hollywood. O pensemos en Aslan, el le?n de las Cr?nicas de Narnia de C. S. Lewis.

Otro de los grandes asuntos a abordar en la relaci?n entre el Cristianismo y el Arte es la cuesti?n del equilibrio entre el fondo y la forma. El arte es portador de contenidos, de ideolog?a, de cosmovisiones. Eso es cierto. Pero lo hace de una forma m?s excelente en tanto en cuanto hay un equilibrio entre fondo y forma. Cuando el mensaje se impone a machamartillo, fosiliza la vida de la obra art?stica y la convierte en propaganda.

Describiendo el proceso de el proceso de gestaci?n de Las Cr?nicas de Narnia, C. S. Lewis afirm?:

Hay personas que creen que empec? pregunt?ndome c?mo podr?a hablar del cristianismo a los ni?os, y que luego eleg? el cuento de hadas como instrumento; luego, reun? informaci?n sobre la psicolog?a infantil y decid? a qu? grupo de edad quer?a dirigirme; luego, redact? una lista de verdades cristianas b?sicas y perge?? ?alegor?as? que las encarnasen. Todo esto son puras tonter?as. Yo jam?s podr?a escribir de esa manera. Todo empez? con im?genes: un fauno que llevaba un paraguas, una reina sobre un trineo, un le?n majestuoso. Al principio tales cosas no ten?an asomo alguno de cristianismo; ese componente se les a?adi? luego por propia voluntad .

Hans Rookmaaker concluye:

Ser?a err?neo decir que el arte s?lo es bueno si promueve el cristianismo. Esto ser?a un utilitarismo tergiversado. El arte y el canto se pueden utilizar para promover la adoraci?n- en efecto, la adoraci?n sin buena m?sica es casi impensable- y en la evangelizaci?n. Pero no hay que justificar el arte porque pueda tener esa utilidad. (...) si se va a utilizar, debe servir verdaderamente para ese prop?sito y hay que hacer el trabajo bien hecho .

Resuena en este p?rrafo la amonestaci?n del Salmo 33, 3 al decir:

?Cantadle c?ntico nuevo, hacedlo bien, ta?endo con j?bilo?

As? pues ?para qu? est? el artista? El profesor David Estrada recoge otro texto de Rookmaaker al decir:
Imagen
El artista, con sus dones especiales, tiene una tarea espec?fica, una vocaci?n maravillosa, una vocaci?n muy especial. No es la del profeta, ni la del maestro, ni la del predicador ni la de evangelizar, sino que su misi?n es la de conseguir una vida mejor para la humanidad, que valga m?s la pena ser vivida, su tarea es la de crear aquel sonido, aquella forma, aquel cuento, aquella decoraci?n y aquel ambiente que tenga sentido, sea deseado y proporcione alegr?a .

Joven que sientes el llamado a ser actor, escritor, m?sico, pintor... ?es esta vocaci?n compatible con tu cristianismo? Yo digo: ?S?. Tal vez no podr?s actuar en una compa??a cristiana, en un grupo cristiano, para una galer?a cristiana... ?y qu?? Ser? mucho mejor, porque ser?s sal en un mundo que se corrompe. Tal vez estar?s aislado, pero no te importe... basta un poco de levadura para leudar mucha masa.

Ahora bien, hay que recordar que al igual que el Arte no necesita justificaci?n, el Arte no lo justifica todo. Recuerdo una conversaci?n en la que un hermano con inquietudes art?sticas, me dijo que su sue?o ser?a poder crear ?una iglesia de artistas?. Para mis adentros pens? que si llegaba a crearla yo no me acercar?a a menos de un radio de cinco kil?metros.

Al igual que hemos se?alado la incapacidad de muchos l?deres para integrar a los artistas en las iglesias, hemos de se?alar en ?stos la falsa presunci?n de ser ?distintos? en el campo de la moral. Para muchos, afirmar ?soy un artista? es tener una patente de corso que les exime de cumplir todas las expectativas morales del Reino. Y no es as?. La idea del artista como alguien excepcional regido por leyes excepcionales es una derivaci?n de la idea rom?ntica y decimon?nica del artista como ?profeta?, como el ?iluminado visionario? que est? por encima de los dem?s.

De nuevo hay que desenmascarar estas ideas humanas, y afirmar que la gran separaci?n, el abismo, la brecha infranqueable, no se encuentra entre la iglesia y el arte... sino entre la santidad y el pecado. ?Soy artista?, contemplado a la luz de las radicales exigencias morales del Se?or, es lo mismo que decir... ?soy fontanero?.

En su segunda carta a la iglesia de Corinto (17, 17-19) Pablo escribi?:

Si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ?por eso no ser? del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo ?d?nde estar?a el o?do? Si todo fuese o?do ?d?nde estar?a el olfato? M?s ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo como ?l quiso. Porque si todos fueran un solo miembro ?d?nde estar?a el cuerpo?

Lo tr?gico de lo que venimos contando es que las orejas decidieron que los ojos no eran cuerpo, por no ser orejas... y les recomendaron que se dejaran de ver tantas cosas y se dedicaran... a o?r un poco m?s. Por su parte, los ojos, pensaron que ser ojo era mucho mejor que ser una simple oreja, y que por el hecho de ser ojos, se les deb?a permitir ver aquello que no deb?an ?Y d?nde queda el cuerpo? Me temo que en una enorme oreja ciega.

El artista cristiano, por tanto, est? llamado a ser miembro de una iglesia heterog?nea, con gente de edades, trasfondos sociales y culturas distintas a las suyas. Y es as? porque es a?adido a una Iglesia que no est? formando ?l, sino el Se?or Jes?s. Es en esa iglesia donde podr? aportar sus dones, al igual que otros hermanos aportar?n los suyos y el cuerpo se ver? beneficiado en su conjunto.

?Santidad a Jehov? Esa es la clave, el desaf?o, el campo de batalla. El artista, en su campo profesional, afrontar? sus desaf?os espec?ficos, al igual que lo hace cualquier otro hermano. Y nuevamente ser?a un error creer que por el hecho de ser artista, sus desaf?os ser?n mayores.

Deliberadamente he introducido un t?rmino, ?profesional? con el que me encamino hacia la recta final de mi aportaci?n.

Tengo para m? que el aut?ntico artista es el que vive de su arte. Al hacer esta afirmaci?n entro en el resbaladizo terreno del ??xito?. Vaya por delante que no me estoy refiriendo a ello. Las obras de Vincent van Gogh siguen rompiendo una y otra vez el techo del precio jam?s pagado por un cuadro, pero parad?jicamente, en vida, s?lo le vend?a cuadros a su propio hermano, que se los compraba de forma an?nima. El ?fracaso? humano de Van Gogh no hace de menos ni un ?pice la grandeza de su pintura.

El ??xito? o la ?fama? llegar?n... o no... y vaya usted a saber cuando. Y si llegan, no podr?n ser nunca un fin en s? mismos para el artista cristiano. En su lugar, ?ste est? llamado a la excelencia y al servicio.

Excelencia mostrada en un proceso de formaci?n y en una pr?ctica profesional tan rigurosos como le sea posible. Ser artista cristiano no justifica no ser un buen m?sico, o un buen actor... m?s bien lo exige. El creyente debe de ser capaz de moverse en los c?rculos art?sticos y empresariales de su campo espec?fico, sin llegar a comprometer ni su fe ni su arte. Tal vez en este camino deber? lleva a cabo trabajos que no sean de su agrado, como le ocurre a todo profesional, y tal vez llegar? a encrucijadas morales en las que deber? renunciar a buenos encargos por raz?n de su conciencia. Pero en todo caso, su fe no deber? ser nunca una excusa para justificar su impericia profesional, ni sus incapacidades puramente t?cnicas o humanas.
Imagen
En este largo periplo las cosas no ser?n, desgraciadamente, en blanco y negro. Estar en el mundo sin ser del mundo implica sumergirnos en una amplia gama de grises ante la que debemos elegir, cada d?a, en cada momento. Y eso, implicar? tambi?n cometer errores.

Quisiera hacer un llamamiento a todos y todas las creyentes que se sientan desafiados por el mundo del arte, y me refiero a aquellos que hayan decidido hacer del arte, en cualquiera de sus formas, su medio de vida y ocupaci?n.

No necesitamos arte cristiano, porque ni siquiera estoy seguro de que eso exista, sino m?s creyentes en el mundo de las artes. Muchos de los que lo intenten no lo conseguir?n, y tal vez despu?s de a?os de dar vueltas y vueltas al Jeric? de la literatura, las artes esc?nicas, las compa??as de ballet, el circuito de galer?as, las productoras cinematogr?ficas... deber?n dedicarse a otra labor. As? es este campo.

Otros conseguir?n hacer de las artes su modo de vida, y deber?n compaginar una tarea art?stica con la pertenencia a una iglesia o la vida familiar. Tal vez no todo lo que escriban, rueden, dancen, esculpan o pinten sea del agrado o ni siquiera comprendido por sus hermanos en la fe... qu? se le va a hacer.

Muchas de esas obras ser?n encargos que deber?n realizar de una forma profesional para empresas o clientes muy alejados de la fe cristiana, y deber?n hacerlo de la mejor forma posible hasta donde les sea posible.

Pero lo que de verdad debe importarles es tener, delante de Dios, una conciencia limpia y una disposici?n a ser usados por ?l en cualquier momento, a ser sus instrumentos y no los art?fices ?de su propia carrera?. En este sentido, quisiera recoger y transmitir un desaf?o recientemente lanzado por el pintor Antonio Soto, el cual, en el marco de un taller de artistas nos dijo: ?Pedidle ideas a Dios?.

Para finalizar, me gustar?a cerrar con un texto citado por Michael Card en el muy sugerente Escritos en la arena . Card destaca la trascendencia de el Salmo que afirma:

Una cosa he demandado a Jehov?, esta buscar?, Que est? yo en la casa de Jehov? todos los d?as de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehov?, y para inquirir en su templo. (Sal 27,4)

El resumen de todo Arte es que buscamos la belleza... porque ?l es hermoso

Tags: arte evangélico, cristianos, gridsham, escritor cristiano

Comentarios
Publicado por isra
Lunes, 28 de abril de 2008 | 5:24
exelente articulo y la verdad al leerlo algunas dudas me han sido haclaradas y tambien tomar siertas verdades y adoptarlas en mi formacion artistica. soy mexicano y estudio la lic. en percuciones en xalapa epero y sigan publicando mas noticias y articulos
Publicado por Invitado
Viernes, 02 de mayo de 2008 | 14:02
EXCELENTE!!! Me gust? mucho, mi Se?or me ha hablado a trav?s de este texto. Muchas interrogantes y problemas que me aquejaban fueron dilucidados gracias a esta lectura. Dios les bendiga sobreabundantemente.
Publicado por Invitado
S?bado, 17 de mayo de 2008 | 23:52
gracias este articulo ha sido de gran bendicion !!!me ha ayudado a disipar muchas dudas y culpas
soy una joven inclinada y sensible hacia el arte(lo que tristemente hace falta en muchos humanos, cristianos o no cristianos). Dios les bendigaChica
Publicado por Invitado
Viernes, 10 de octubre de 2008 | 8:04
ARTE
Iglesia Asambleas de Dios
Artistas cristiano-evang?licos [Pintura, ,M?sica, Danza,Teatro,] que desarrollan sus creaciones visuales, musicales, po?ticas, inspiradas en la Fe en Cristo y como medio de evangelizaci?n.
[email protected]
Publicado por Invitado
Lunes, 02 de febrero de 2009 | 3:31
soy cristiano pintor, y vaya si me ha costado condenas ataques, de miembros de mi ex iglesia, y dividio mi familia en los aliados, los neutrales y los que tomaron por ministerio acabar mi extra?a desicion, gracias por el articulo, EL SALVADOR C.AMERICA.
Publicado por Carlos Cornejo
Jueves, 23 de abril de 2009 | 16:00
Hola, soy el director del programa "Artes Cristianas.com" que va por el canal por internet GospelTv (http://www.gospeltv.cl), y encuentro muy bueno el articulo, quiero invitarles a vernos y tambien a visitar http://www.artescristianas.com, bendiciones
Publicado por Invitado
Jueves, 23 de julio de 2009 | 2:02
Me parece una ignorancia lo que ha comentado.
Claro que cuando uno lo que quiere es criticar y dejar en mal lugar a las iglesias evangelicas, usan de todas las artima?as para conseguirlo.
Publicado por Paulina
Lunes, 04 de octubre de 2010 | 23:02

GENIAL!!, un execelente articulo, me has ayudado bastante. Soy estudiante de historia del arte y artes vusuales y cada dia pido y busco de Dios para grandes ideas. Gracias

Desde Venezuela.