Martes, 29 de enero de 2008
Por JOS? DE SEGOVIA

Imagen

Edici?n y comentario de Francisco Garc?a Baz?n,
Editorial Trotta, Madrid, 2006, 66 p?gs.

Editado por Rodolphe Passer, Marvin Meyer y Gregor Wurst
y comentado por Bart D. Ehrman,
Nacional Geographic / RBA Libros, Barcelona, 2006, 175 p?gs.

La figura de Judas siempre ha despertado una extra?a fascinaci?n en el lector de los Evangelios. Todo en torno a ?l parece conllevar un destino tr?gico, que nos deja perplejos y sobrecogidos. Es por eso tal vez que su personaje produce una extra?a simpat?a, que tiene m?s que ver con el atractivo del antih?roe, que con la realidad de su traici?n. Se ha hecho ya habitual que cada Semana Santa haya reportajes dudando sobre un aspecto u otro de la historia de Jes?s, aunque cada vez est?n menos relacionados con los or?genes del cristianismo y m?s con la moda del momento, en este caso la obsesi?n por el gnosticismo que ha tra?do El C?digo Da Vinci. El montaje que ha hecho este a?o la National Geographic norteamericana para la presentaci?n del manuscrito del Evangelio de Judas, parece m?s un avance promocional de la pel?cula, que la noticia de un descubrimiento arqueol?gico. No hay duda que vivimos un momento de excepcional inter?s por cualquier nueva revelaci?n acerca de Jes?s, pero ?qu? base hist?rica tienen estos evangelios?, y ?qu? relaci?n tienen con el origen del cristianismo?

Estos d?as los medios han dado una clara demostraci?n de hasta d?nde han llegado los efectos de los errores de la novela de Dan Brown. Es incre?ble leer c?mo la prensa seria compara a evangelios gn?sticos, como ?ste de Judas, con los cuatro Evangelios, como si fueran textos contempor?neos, al tiempo que repiten la absurda idea que ha propagado El C?digo Da Vinci, por la cual la Iglesia decidi? arbitrariamente cu?les eran los verdaderos Evangelios, haciendo destruir otros documentos, que ahora salen a la luz como evangelios secretos. Desde que la Historia se ha convertido en un negocio, sociedades tan prestigiosas como la Geographic, hacen ahora de cualquier descubrimiento una revelaci?n que va a cambiar la versi?n oficial de la Historia.

Esta centenaria instituci?n estadounidense ha presentado por eso un antiguo manuscrito copto, claramente datado siglos despu?s de Cristo, como si fuera uno de los rollos del Mar Muerto. Las cr?ticas de reconocidos eruditos como James Robinson, recordando que al fin y al cabo este documento est? escrito doscientos o trescientos a?os despu?s de los Evangelios, no han tenido sin embargo otra respuesta de los portavoces de la Geographic, que decir que no se trata m?s que de celos profesionales, ya que este profesor hab?a tratado de comprar el manuscrito, para publicarlo en su ?ltimo libro. El mundo de la arqueolog?a parece cada vez m?s un campo de batalla por ver qui?n puede anunciar el ?ltimo hallazgo, que un terreno de valoraci?n acad?mica para considerar el contexto hist?rico de cada descubrimiento.

?Esto cambia la historia del cristianismo en sus inicios?, ha dicho Elaine Pagels, la catedr?tica de religi?n de la Universidad de Princeton, que m?s ha hecho por propagar el mensaje gn?stico, desde que abandonara su fe evang?lica en la juventud. Como contraste, la Geographic ha entrevistado por lo menos a un estudioso evang?lico Craig Evans del Acadia Divinity College, que no duda en decir que ?no hay nada en el Evangelio de Judas, que nos diga algo hist?ricamente veros?mil?. Todo indica que estamos ante el principio de un largo debate. La naturaleza fragmentaria del texto y los presupuestos con los que algunos se enfrentan a los or?genes del cristianismo, hacen que la noticia nos deje llenos de dudas. ?Qu? luz nos dan estos libros acerca de este descubrimiento?, y ?qu? es realmente el Evangelio, seg?n Judas?

?UN TESORO EN EL DESIERTO?

El primer enigma que presenta este documento es de d?nde ha salido ahora este evangelio. Su descubrimiento es tan impreciso, que la Geographic lo fecha ?a fines del siglo XX?. Parece ser que en los a?os setenta. Se vuelven a repetir las historias de beduinos y buscadores de tesoros, cuando en realidad lo que hay no son m?s que las especulaciones de un anticuario de Egipto, que alimenta el mercado negro con antig?edades como ?sta, para el beneficio de prestigiosas instituciones occidentales como la Geographic. Para estudiosos como el catedr?tico de la Complutense, Antonio Pi?ero, ?ste no es m?s que uno de los textos de Nag-Hammadi, que se quedaron en manos de anticuarios egipcios. Seg?n este profesor, tal vez el m?s reconocido especialista en Espa?a sobre los evangelios gn?sticos, ?ste un texto secundario, sin valor alguno, comparado con todos los que ?l mismo ha traducido, publicado y comentado para Ediciones Trotta. ?Por qu? entonces se le hado tanta importancia?
Imagen
La explicaci?n est? por supuesto en la figura de Judas, que se ha exagerado en el material de la Geograhic, como si tuviera un valor especial, cuando los evangelios gn?sticos siempre citan personajes de los Evangelios como una mera excusa, para presentar la revelaci?n gn?stica. Al relacionarlo sin embargo con el culto de los cainitas en la cita de Ireneo de Lyon, se da una falsa impresi?n sobre su contenido. Se presenta as? como una rehabilitaci?n de Judas, cuando lo que se trata es de difundir la ense?anza gn?stica, que no tiene inter?s alguno por los detalles hist?ricos del Evangelio.

Diecis?is a?os ha estado este documento en la c?mara acorazada de un banco de Nueva York, hasta que una marchante, Frieda Nussberger-Tchacos, siente la vocaci?n de rehabilitar la figura de Judas. ?Creo que Judas me eligi? para vindicarle?, dice Tchacos. ?Estaba predestinado que este manuscrito llegara a m?, dice la anticuaria. Es as? c?mo ?Judas me estaba pidiendo que hiciera algo por ?l?. Este aire visionario inspira todo el proyecto de la Geographic, que ha financiado la restauraci?n y traducci?n de este texto, juntamente con una fundaci?n llamada Mecenas y el instituto para descubrimientos hist?ricos que lleva el nombre del fundador de Gateway, Ted Waitt.

Un conocido especialista en copto, que ense?? en la Universidad de Ginebra, Kasser, tiene a su cargo el texto desde el a?o 2001. Es ?l quien cuenta la historia del c?dice en el libro de la Geographic. Su peripecia es tan novelesca, que su dramatizaci?n ocupa la mayor parte del documental que divulga su descubrimiento, en un programa de televisi?n que ha difundido como promoci?n especial la revista. Quien tenga inter?s en esta historia, puede leer otro libro, que ha publicado ahora tambi?n la Sociedad en castellano, escrito por un tal Krosney, con un estilo bastante m?s popular, y menos acad?mico. Pero ?qu? es lo que dice el texto?
Imagen
TEXTO FRAGMENTARIO

Lo primero que nos sorprende obviamente de este texto, es su brevedad, pero tambi?n su evidente car?cter fragmentario. Faltan tantas palabras y l?neas, ?qu? hay m?s huecos indicados por par?ntesis en estas p?ginas, que frases para leer! Si lo que uno busca por lo tanto, es un texto coherente, ?no compre ninguno de estos libros! Porque no hay apenas un par de oraciones seguidas, que se puedan leer con cierto sentido? Es el problema por supuesto de otros textos gn?sticos, como el Evangelio de Felipe, en el que Brown supuestamente basa el matrimonio de Jes?s con Mar?a Magdalena, en la menci?n aislada de un beso en una l?nea en la que aparecen sus nombres. Imaginaci?n, como pueden ver, ?a algunos no le falta!

El libro del argentino Garc?a Baz?n es una especie de avance editorial, por el que Trotta se adelanta a la Geographic, con un texto extra?do de Internet para un curso de Filosof?a e Historia de las Religiones en Buenos Aires. El autor es alguien que conoce el gnosticismo, pero que no est? especializado en copto. Por lo que el valor de su traducci?n es algo relativo. Menos a?n el texto de la Geographic, ?que est? traducido del ingl?s! Siguen faltando por lo tanto, una traducci?n directa al castellano...

Su ense?anza sin embargo est? clara: ?En el Evangelio de Judas, como en otros textos gn?sticos, Jes?s es en primer lugar un maestro y revelador de sabidur?a y conocimiento, no un salvador que muere por los pecados?. Ya que ?para los gn?sticos, el problema fundamental de la vida humana no es el pecado, sino la ignorancia?. El texto termina por lo tanto con la traici?n de Jes?s, no con su crucifixi?n. Ya que presenta la t?pica ense?anza gn?stica, por la que la muerte de Jes?s significa la liberaci?n de su divinidad, del cuerpo que lo manten?a cautivo, seg?n el dualismo griego de estas sectas, que ignorantemente Brown pretende que niegan la divinidad de Jes?s, cuando lo que realmente no entienden es su humanidad. Es ante este problema precisamente, que Nicea proclama que Jes?s es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre. O sea, todo lo contrario que dice El C?digo Da Vinci?

EL IMPERIO GN?STICO ATACA DE NUEVO

Gnosis significa conocimiento en griego. Los gn?sticos eran por lo tanto ?los que sab?an?. Ellos cre?an que todo ser humano posee una chispa del poder divino, pero est? aislado de la divinidad por el mundo material que le rodea, que para ellos es algo defectuoso, ya que es obra de un creador inferior, no del Dios supremo. El cristianismo ya no es por lo tanto cuesti?n de salvaci?n, sino de iluminaci?n. Se trata de despertar la esencia divina del esp?ritu humano y conectarla con Dios. En otras palabras, la b?squeda religiosa nos lleva al final, a nuestro propio yo.

Algunos ingenuamente piensan que esto era revolucionario para la Iglesia y su poder sacerdotal. Se habla as? una y otra vez de Ireneo de Lyon, como aquel que decidi? oponerse a los gn?sticos el a?o 180 despu?s de Cristo, escogiendo as? los cuatro Evangelios. Se toma su descripci?n de ellos como ?los cuatro pilares?, como si fuera ?l quien estableciera el canon. Nada m?s lejos de la realidad... Los cuatro Evangelios aparecen ya en la lista de Muratorio. Y la doctrina gn?stica lo que establece es un nuevo sacerdocio, ya que su misticismo requiere siempre la gu?a de maestros, para interiorizar el mensaje de que podemos ser tan divinos como el propio Cristo.

Tal y como nos recuerda Ehrman en el libro de la Geographic, ?los cuatro evangelios sobre Jes?s del Nuevo Testamento, son los m?s antiguos que han sobrevivido?, mientras que ?la copia que tenemos (de Judas) parece datar de finales del siglo tercero, aproximadamente alrededor de 280?. Aunque la cita de Ireneo hace que ?este evangelio tuvo que ser escrito al menos cien a?os antes?. Seg?n Ehrman, ?la mayor?a lo dataran entre 140 y 160. Lo que contrasta por supuesto con un texto como Marcos, que ?es casi seguro que fue redactado hacia 65 o 70?.

El cristianismo original contrasta claramente por lo tanto con la visi?n gn?stica sobre la creaci?n (para ellos, obra de un dios inferior), el hombre (para el gnosticismo, somos divinidades atrapadas, que necesitan aprender la manera de volver a nuestra morada celestial), la cristolog?a (Cristo tiene s?lo la apariencia de un ser humano), la salvaci?n (que para Judas, no llega por la muerte y la resurrecci?n de Jes?s, sino por la revelaci?n del conocimiento secreto que ?l nos hace). ?Estamos claramente ante otro evangelio (G?latas 1:6-9)!

EL OTRO JUDAS

Muchas personas que no conocen la Biblia, se sorprenden de saber que Judas escribi? un libro del Nuevo Testamento. Era por supuesto otro Judas. Pero su mensaje no puede ser m?s pertinente al actual resurgir del gnosticismo. Cuando el ap?stol escribi? su carta, el gnosticismo propiamente hablando, no exist?a todav?a, ya que es un movimiento del siglo II. Pero el ap?stol demuestra cu?les son las semillas del gnosticismo. Frente al iluminismo m?stico de cualquier nueva revelaci?n, Judas afirma ?la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos? (3).

La verdad ha sido ya revelada. Est? por lo tanto completa. No hay otro evangelio, ni lo habr?. Por lo que la fe nos ha sido confiada, para que la guardemos y defendamos. Ahora, como entonces, el Evangelio est? bajo amenaza. Algunos, conscientemente o no, diluyen su mensaje; otros lo mezclan con ideas propias. Algunos niegan su autenticidad; otros, su poder y eficacia. Por lo que no debemos eludir nuestra responsabilidad como cristianos, de ?contender ardientemente? en nuestra generaci?n, por ?la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos?.

Hay ?algunos hombres que se han infiltrado encubiertamente? en la Iglesia, dice Judas. Niegan el se?or?o de Cristo y justifican su inmoralidad (4). Son enga?osos y desleales, motivados por el deseo de ganancia, dispuestos a halagar a los ingenuos y adularlos, para sacar provecho (12). Se presentan como profetas o visionarios (8), que dan m?s importancia a sus sue?os que a la revelaci?n divina. Arrogantes y divisivos (19), no tienen el Esp?ritu de Dios, aunque se creen ?espirituales? (19)?

No debemos caer sin embargo en el alarmismo. Descubrimientos como ?ste, no son verdadera amenaza para el aut?ntico cristianismo. Ya que no hay nada que temer. Nadie va a perder su fe, por causa del Evangelio de Judas. Porque ?Aquel que es poderoso para guardaros sin ca?da y para presentaros sin mancha en presencia de su gloria con gran alegr?a, al ?nico Dios nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Se?or, sea gloria, majestad, dominio y autoridad, antes de todo tiempo, ahora y por todos los siglos. Am?n.? (24-25)

Tags: sectas, evangelio judas, cristianismo, evangélicos

Publicado por marioescobargolderos @ 10:33  | Sectas
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 13 de febrero de 2008 | 23:28
El Gnosticismo no hizo nada nuevo o especialmente her?tico, los israelitas fueron incorporando cosas de aqui y de all? al antiguo testamento casi desde la creaci?n del mismo: no existian angeles antes del contacto con el mazdeismo, por ejemplo.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 05 de noviembre de 2008 | 22:58
es buena tu critica, pero tambien recuerda que como tu dices la fe lo es todo, y las personas que tengan la suficiente fe en este evangelio, con el tiempo podran mover monta?as, ya escucharas hablar mas de este evangelio ojala y no te retractes.
Publicado por l.j.
Domingo, 12 de septiembre de 2010 | 2:21

 

Puede encontrarse un Estudio en profundidad sobre la figura del Apóstol Judas de Kariot y su Evangelio en:

http://www.el-evangelio-de-judas.com/