martes, 04 de marzo de 2008

 

            La O.T.O. había sido fundada por masones alemanes en 1902, y propugnaba una sexualidad mágica, adorando un ídolo androgíno, Baphomet, supuestamente relacionado con los templarios. Su fundador, Reuss, había sido de la ejecutiva socialista con la hija de Marx, hasta ser expulsado por su afición al cabaret. Entre ellos estaba Rudolf Steiner, el secretario general de la Sociedad Teosófica, que luego fundaría la Antroposofía. El propósito de su magía no era buscar el placer sexual, sino un poder sacerdotal, que se concretaba también en dinero. Ya que Crowley relacionaba el éxito de estos rituales con la llegada de los donativos que mantenían la secta

 

            Crowley pasó años en Nueva York, donde llega a tener bastante influencia. Allí hace propaganda alemana, hasta que al final de la guerra forma una comuna en Sicilia. Pero tras la muerte de dos de sus miembros, es expulsado por Mussolini, para morir como un heroínomano en Inglaterra. Sus últimas palabras, temblando entre lágrimas, fueron: "estoy perplejo". Según la compasiva biografía que ha hecho John Symonds, cada cinco minutos se creía alguien diferente. Utiliza cientos de nombres y personalidades, en relación con sus visiones de anteriores reencarnaciones, y piensa que puede controlar la realidad por el pensamiento mágico. Por eso en Berlin se cree invisible en una cafetería, o andando entre la gente. En ese sentido el satanismo tiene algo de fenómeno patológico.

 

            En su mente enferma, Crowley encuentra justificación para todo. Aunque a veces se refugiaba en la idea de que estaba en las manos de un demonio como Aiwass. Nunca admitió ningún error, aunque escribe en su corazón se sabía culpable. Tuvo una vida de total indulgencia con todo lo que creía que Dios odiaba (magía, sexo y drogas), llegando a ofrecerse a las autoridades revolucionarias rusas para ayudar a destruir el cristianismo. Pero al final de su vida, durante uno de los bombardeos de Londres, repetía las palabras del Salmo 23, buscando la protección de aquel Dios que había conocido de niño. 

 

ROCK Y SATANISMO

 

            El mito de Crowley está intimamente unido a todo lo que significa la contracultura juvenil de los años sesenta y setenta. Su cara aparece en la portada del disco de los Beatles, Sergeant Pepper. Pero será el guitarrista del grupo Led Zeppelin, Jimmy Page, el mayor responsable de la crowleymanía de los setenta. Page leyó Magia en teoría y práctica con sólo once años. Colecciona sus manucristos, primeras ediciones, pinturas, túnicas, sombreras, bastones y cartas tarot. En 1970 compra la casa Boleskine, al lado del lago Ness, que Crowley adquirió para ciertos rituales mágicos. Page contrata a un satanista para decorarla con murales que la devuelvan su condición original. Cinco años después financia una librería ocultista en Londres, que lleva su astrólogo, reeditando las obras de Crowley. Y hace inscribir en el vinilo de su tercer disco, el lema de Crowley: Ház lo que quieras.

 

            El director de cine Kenneth Anger era discípulo de Crowley. Le pidió a Page y a los Rolling Stones, que participaran en su película La rebelión de Lucifer, para la que Jagger compone la Invocación de mi Hermano Demonio. Bowie hace también referencia a Crowley en su disco El hombre que vendió el mundo. Así como Bruce Dickinson del grupo Iron Maiden, que escribió incluso un libro sobre Crowley. Richard Ramírez es el bajista del músico más conocido hoy por sus provocaciones a la religión, Marilyn Manson. El define así el satanismo: "Es un proceso mental de ser tu mismo, de autopreservación. No implica necesariamente adorar al diablo. La palabra satanás simboliza la máxima rebelión”. Esta reacción toma un carácter violento en el caso de Deicide, un grupo de Florida perseguido por las asociaciones protectoras de animales por los sacrificios que hacen en conciertos, que han provocado incluso atentados en su contra. El cantante, Glen Benton ha amenazado al predicador Bob Larson, a quien dedica su canción Mata al cristiano, por sus continuos ataques al rock.

 


Tags: sectas, religión

Publicado por marioescobargolderos @ 20:52  | Sectas
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
sábado, 10 de mayo de 2008 | 19:00
invasor Muy pero que muy interesnte, y sobre todo muy repetuoso.

No es usual que los siniestros salgamos retratados de forma neutra, como es el caso.

Continúa en ello, porque tienes un blog de lo más interesante.

http://www.circulosiniestro.com/ond
Publicado por lelo
sábado, 06 de septiembre de 2008 | 20:41
como estudiante universitariodel peru
les comentaria que continuen amandose
unos a otros como manda dios
Publicado por Invitado
domingo, 22 de marzo de 2009 | 7:06
cristiano y mas encima peruano??.....
Publicado por Invitado
domingo, 10 de mayo de 2009 | 2:33
en lo unico que debemos de creer es que DIOS esta con nosotros y que debemos de tener mucha fe. yo solo respeto esas sectas y me mantengo al margen. cuidense y que DIOS los bendiga.
Publicado por Invitado
domingo, 10 de mayo de 2009 | 2:35
en lo unico que debemos de creer es que DIOS esta con nosotros y que debemos de tener mucha fe. yo solo respeto esas sectas y me mantengo al margen. cuidense y que DIOS los bendiga.
Publicado por MEDBS
lunes, 08 de marzo de 2010 | 19:54
Yo no creo en Dios,los grupos satanicos que describe ahi no es nada como lo narra Dianne Core cuenta las historia de chicos que pertenecieron a grupos atanicos fueron abusados algunas mujeres a usarse de hembra reproductora.Se llama peligro del satanismo.
Publicado por Invitado
martes, 13 de julio de 2010 | 19:13

es increible que en la actualidad mucha gente siga dejándose engañar por locos y alucinados...

Publicado por Invitado
martes, 26 de octubre de 2010 | 23:32

es interesante.

pero igual todos debemos tener claro que hay que tenerle respeto tanto a dios como a satanas.

Guiño Guiño

Publicado por exe
viernes, 02 de marzo de 2012 | 18:11

las sectas nunca devieron existir el unico dios que esta por sobre todos nosotros es jesucristo  pero una vez que esto enpezo nunca termina estan a tiempo de poder arrepentirs antes que sea el juicio final