martes, 01 de abril de 2008


 Por Andoni Muro, teólogo y director de ICI

            El Pietismo, como movimiento tanto de renovación como de reacción, es una corriente que sigue influyéndonos hasta el día de hoy. En el campo pentecostal, y más concretamente en España, su influencia a mi modo de ver es grande.

            Tanto los aportes como los peligros que de este movimiento podemos aprender, hacen que el tema sea muy interesante.

            El trabajo en cuestión contiene por un lado los comienzos del Pietismo, las razones por las que surgió, sus líderes, y por otro lado, los aportes, los peligros y su influencia hoy.

 

 

 EL PIETISMO.


Qué es y dónde surgió


           
El Pietismo fue un movimiento que surgió dentro de las iglesias luteranas y reformadas en la Europa continental. Modificó la doctrina de Lutero sobre la justificación, colocando un nuevo énfasis sobre la santificación.

            Esto sucedió en los siglos XVII y XVIII, aunque ya había algunos antecedentes a finales del siglo XVI. Este comienzo se sitúa en Alemania, pero luego se extendió por diferentes países y continentes.

            El movimiento pietista fue un movimiento tanto de renovación como de reacción dentro de una iglesia que había caído en una ortodoxia muerta, en un racionalismo muerto.

            Si tuviéramos que resumir qué es el movimiento pietista diríamos tres cosas:

a)      La práctica piadosa es lo esencial en este movimiento.

b)      Hay una declaración de integridad hacia el dogma, de aprobación que decrece con el tiempo.

c)      Otorga primacía al sentimiento sobre la razón.

 Su fundador

            Se considera a Felipe Spener (1635-1705) el fundador. Nació el trece de enero de 1635 en Rappoltswiler, Alsacia. La obra “El verdadero cristianismo” del asceta alemán Juan Arndt (1555-1621), lo despertó. Estudió en Estrasburgo y Ginebra sobre la exégesis bíblica, entre otras cosas. En 1666 llegó a ser pastor en Frankfort. Sentía la necesidad de disciplina eclesiástica, pero se encontraba atado, porque toda la autoridad estaba en manos del gobierno de la ciudad. Con la autoridad que tenía, mejoró rápidamente la enseñanza de la Palabra. Su primera innovación importante se produjo en 1670, cuando reunió en su casa a un pequeño grupo de personas de ideas semejantes, para leer la Biblia, orar y discutir los sermones del domingo, tendiendo a profundizar en la vida espiritual individual.

Los principales males de la época eran la intromisión gubernamental, los malos ejemplos de las vidas de algunos clérigos, las controversias teológicas, la ebriedad, la inmoralidad y la ambición de los laicos. Como medidas de reforma proponía la reunión dentro de las congregaciones, de círculos para la lectura de la Biblia. Decía que el cristianismo es mucho más una vida que un conocimiento intelectual. Pensaba que si el corazón estaba bien, poco importaban las diferencias de interpretación intelectual. La aparición del libro “Deseos píos” (Pía desideria), escrito por Spener, señaló el nacimiento del Pietismo[i].


Tags: pietismo, religión, protestantes

Publicado por Desconocido @ 20:49  | Protestantismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios