Jueves, 17 de abril de 2008



Por Pedro de Felipe Rey, escritor y teólogo.


Capítulo II

 

EL FRACASO DEL JEHOVISMO EN 1914

1) Hemos visto que Russell y Barbour escribieron el libro Tres Mundos o Plan de Redención en 1877. En 1878, se separaron; y, 1879, Russell creó su propia revista.

2) En el libro Tres Mundos ..., anunciaban que "los tiempos de los gentiles terminarían en 1914".

3) Guillermo Miller había anunciado el fin del mundo para 1844; su hijo espiritual, Barbour, había hecho el mismo anuncio para 1874; los dos habían fracasado; pero esto no sirvió de escarmiento al nieto espiritual de Guillermo Miller e hijo de Barbour, Russell; porque éste, para no ser menos que su abuelo y su padre, también anunció el fin del mundo para octubre de 1914 (curiosamente los tres eligieron una fecha terminada en cuatro). Russell hizo este pronóstico y lo anunció en 1889 en un libro titulado El tiempo ha llegado. El día 30 de agosto de 1914, el periódico "World de Nueva York", decía lo siguiente sobre el anuncio del fin del mundo que había hecho Russell en ese libro:

        "Según los cálculos de los ‘Estudiantes Internacionales de la Biblia,’ del Rdo. Russell, Este Es el ‘Tiempo de Tribulación’ Anunciado por el Profeta Daniel, el Año 1914 Pronosticado en el Libro ‘The Time Is at Hand’ (El tiempo ha llegado), del Cual Se Han Vendido Cuatro Millones de Ejemplares, como la Fecha de la Caída de los Reinos de la Tierra.
        "[…]. ‘En vista de esta evidencia fuerte de la Biblia,’ escribió el Rdo. Russell en 1889, ‘consideramos como una verdad establecida el que el fin cabal de los reinos de este mundo y el establecimiento completo del reino de Dios se realizarán para el fin de 1914 d. de J. C.’
        "[…]. El (Russell) y sus estudiantes están satisfechos con esperar – esperar hasta octubre, fecha que ellos calculan será el fin verdadero de 1914." (Íd., pp. 56-57).

4) Está claro que Russell y su grupo (que, en 1914, se llamaban "Estudiantes Internacionales de la Biblia") venían anunciando, desde 1889, el fin del mundo para octubre de 1914, lo mismo que había anunciado Miller para 1844; y Barbour para 1874. Por tanto, lo mismo que su padre y su abuelo, Russell anunció "que el fin cabal de los reinos de este mundo y el establecimiento completo del Reino de Dios se realizarán para el fin de 1914". Tan convencido estaba Russell de que el fin del mundo iba a llegar para octubre de 1914, que, en ese mismo año, lo volvió a anunciar con toda rotundidad; así lo dice el mismo Jehovismo:

        "[…] el 28 de junio de 1914 estalló la guerra en la cristiandad. Para el fin de septiembre, cuando habían de terminar los ‘tiempos de los gentiles’ según el calendario judío o bíblico, nueve naciones del mundo ya se hallaban en las angustias de la guerra mundial.
        En ese año el resto de los israelitas espirituales (Russell y su grupo) distribuyó en los Estados Unidos de Norteamérica y el Canadá más de diez millones de ejemplares del tratado, The Bible Students Monthly, tomo 6, número 1, con el artículo de primera página ‘Fin del mundo en 1914,’ […]." (58/279).

5) Es indudable que el Jehovismo anunció el fin del mundo para octubre de 1914; y este anuncio lo hizo desde 1889 hasta ese mismo año 1914.

6) Por fin se acabó el año 1914 sin que tuviera lugar el fin del mundo. Entonces ocurrió al Jehovismo exactamente igual que había ocurrido al Adventismo cuando no llegó el fin del mundo en 1844, que los seguidores de Miller terminaron llorando y la gente riéndose de ellos; igual ocurrió a los seguidores de Russell, padre del Jehovismo:

        "El libro Luz I, publicado por la Sociedad Watch Tower en 1930, página 195, describe la situación de esta manera:
        "’Todos los miembros del pueblo de Dios esperaban con júbilo el año 1914. Cuando llegó ese año y pasó, fue mucha la contrariedad, disgusto y pena de los del pueblo del Señor, y los miembros del clero los reprochaban en gran manera, poniéndolos en ridículo por cuanto habían hablado tanto de 1914 y de lo que entonces sucedería, y porque sus ‘profecías’ quedaron sin cumplimiento.’" (56/189).

7) Es evidente que el fracaso del Jehovismo en 1914 fue una repetición del chasco del Adventismo en 1844. En estos dos fracasos, quedó una doble lección para el futuro, que enseña, a quien quiera ver y aprender, a dónde conducen y cómo terminan las "profecías" de todos los falsos profetas: en un fracaso para ellos, y en un desengaño trágico para sus seguidores.

Volver


Capítulo III

EL AMAÑO DE ESE FRACASO

1) Es indudable que Russell había anunciado que, para finales del año 1914, los reinos de este mundo dejarían de existir y serían sustituidos por el reino de Dios sobre la Tierra. Veamos la información que aporta sobre este punto Raymon Franz, perteneciente al libro de Russell, mencionado en el capítulo anterior:

        "Del libro El tiempo se ha acercado (The Time Is At Hand), páginas 98 y 99, publicado en 1889, encontramos lo siguiente:
        "’Es cierto que es esperar mucho al declarar, como lo hacemos nosotros, que dentro de los próximos veintiséis años todos los gobiernos presentes serán derrocados y disueltos; […].
        "’En vista de esta fuerte evidencia bíblica con relación a los tiempos de los gentiles, la consideramos una verdad establecida el que el fin de los reinos de este mundo, y el completo establecimiento del Reino de Dios, se realizarán y tendrán culminación para finales del 1914. […]’
        "En la misma publicación, en la página 101, aparece esta declaración:
        "’No se sorprendan, pues, si en capítulos siguientes presentamos pruebas de que el establecimiento del Reino de Dios ya ha comenzado, […], y que la [Batalla del gran día de Dios Todopoderoso] (Rev. 16:14), que terminará en 1914 con el completo derrocamiento del presente dominio sobre la tierra, ya ha comenzado. […]’
       
"Dos años después de haberse publicado este libro, en 1891, Russell publicó otro titulado ‘The Kingdom Come’ ‘Venga tu Reino’, y en la página 153 encontramos lo siguiente:
       "’Y con el fin del 1914, lo que Dios llama Babilonia, y que los hombres llaman la cristiandad, habrá pasado, como ya se ha mostrado con la profecía.’
       "El año siguiente, 1892, en el número del 15 de enero, la Watch Tower declaró que la ‘batalla’ final ya había comenzado, y que su fin vendría en 1914:
        "’La fecha para la terminación de la "batalla" está definitivamente marcada en las Escrituras como siendo octubre del 1914. […]’
        "[…] en la Watch Tower en julio de 1894 […]:
        "’Pero recuerden que la fecha del 1914 no es la fecha del comienzo sino la fecha del final del tiempo de angustia. […]’." (56/182-185).

2) Y, como también hemos visto ya más arriba (cap. II, punto 4), cuando llegó el tan cacareado 1914, repartieron diez millones de ejemplares de cierto escrito, en cuya primera página se decía:  "Fin del mundo en 1914."

3) Cuando pasó el año 1914 sin que llegara el fin del mundo, el fracaso quedó consumado. Entonces, el mismo Russell empezó a quitar importancia a ese fracaso; pero, a pesar de todo y de sí mismo, reconoció "el error":

        "En octubre de 1916, poco antes de su muerte, Russell, escribiendo en el prologo de una nueva edición de El tiempo se ha acercado, trató de restar importancia al significado del error en lo predicho para 1914. […]:
        "’La idea de que la Iglesia sería recibida en gloria antes de octubre, 1914 ciertamente tuvo un efecto estimulante y santificador en miles, todos los cuales pueden alabar al Señor – aun por el error. Muchos ciertamente, pueden expresarse agradecidos al Señor de que la culminación de las esperanzas de la Iglesia no haya tomado lugar al tiempo esperado; […]’." (56/189-190).

4) Así, pues, nada de lo que esperaban Russell y los suyos se cumplió en 1914:

a) No llegó el fin del mundo.
b) No desaparecieron los gobiernos de este mundo.
c) No se estableció el reino de Dios.
d) No fueron glorificados los creyentes, etc.

5) Por consiguiente, todo lo anunciado por Russell fue un error, por el cual, dijo después el mismo Russell, que se podía alabar a Dios; pero lo que no se le ocurrió, a Russell, fue decir que, en 1914, empezó Cristo a gobernar en su reino, como lo afirma hoy el Jehovismo:

        "Los Testigos de Jehová, hoy, creen que Cristo comenzó oficialmente la gobernación de su Reino en 1914. […]
        "Este punto de vista comenzó a cambiar en 1922, en la asamblea de Cedar Point, ocho años después del 1914." (Íd., p. 170 y nota 8).

6) En efecto, ahora dicen, los Testigos de Jehová, que, en 1914, Cristo fue hecho rey en los cielos, con lo cual empezó entonces el Reino de Dios; en aquel momento también fue establecido el trono de Dios y de Cristo en el cielo, y desde esa fecha Dios, por medio de su Hijo, gobierna en la Tierra; pero no saben que empezaron a decir eso en esa asamblea de Cedar Point el día 10 de septiembre de 1922; por tanto, después de haber muerto Russell; ésta es la prueba, dada por el mismo Jehovismo:

        "El domingo por la tarde, el diez de septiembre, el presidente Rutherford pronunció un discurso público sobre el tema desafiador ‘Millones que ahora viven nunca morirán.’ En la conclusión presentó una resolución intitulada ‘Un desafío a los gobernantes del mundo,’ la cual adoptaron con júbilo las 18.000 a 20.000 personas que estaban allí presentes. Esta notificó a las naciones que los ‘tiempos señalados de las naciones’ habían terminado en 1914; que el reino de Dios por Cristo se había establecido en ese entonces en el cielo; […]; que el reino del Mesías de Jehová era el sanalotodo para los males de la humanidad; y que por medio de obedecer las leyes de ese justo reino los hombres seguirán viviendo y nunca morirán de sobre la Tierra. […]
        "Indisputablemente esa asamblea de Cedar Point (septiembre 5-13 de 1922) […]" (61/357-358).
        "La misma Sociedad de Naciones y su sucesora, las Naciones Unidas, representan una conspiración internacional contra el reino de Dios, que nació en los cielos en 1914 al fin de los Tiempos de los Gentiles. […]" (59/170).
         
"En el año 1914 fue cuando Dios comenzó a ejercer su autoridad sobre los asuntos de la tierra por medio de su amado Hijo a quien en ese entonces puso sobre su santo trono. […].
        "El ‘trono de Dios y del Cordero’ está establecido en los cielos desde el año de cambio, 1914 E. C." (60/320-321, 405).

7) Es evidente que el Jehovismo hizo, para el año 1914, el mismo anuncio que había hecho el Adventismo para 1844; a saber, la desaparición de todos los reinos de este mundo por medio de la segunda venida de Cristo, y el establecimiento del reino de Dios en la Tierra; pero, cuando ambos anuncios fracasaron, cada uno conservó (y sigue conservando) su fecha como buena; pero cada uno transformó su fábula terrenal fracasada en una fábula celestial nueva. Así, el Adventismo (como ya hemos visto) dijo que, en 1844, había comenzado en el cielo el "juicio investigador"; y el Jehovismo, copiando el ejemplo, dijo que, en 1914, había empezado en el cielo "el reino de Dios". Así, cada una de estas dos multinacionales amañaron su fracaso.

8) Pasó el tiempo, y los nuevos Testigos de Jehová desconocen que Russell, primer presidente del Jehovismo, anunció el fin del mundo para 1914, y que fue el segundo presidente jehovista, Rutherford, quien inventó, el día 10 de septiembre de 1922, que el reino de Dios había comenzado en el cielo en 1914.


Tags: testigos jehova, sectas, rusell, historia

Publicado por marioescobargolderos @ 18:18  | Sectas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios