Jueves, 08 de mayo de 2008

 Ricardo Feliu Martínez

Universidad Pública de Navarra


 

Desde hace diez años aproximadamente estamos asistiendo a un fenómeno que ha levantado fuertes polémicas pero que apenas ha sido estudiado desde las ciencias sociales. Me estoy refiriendo, ya no sólo a la presencia de nuevos movimientos religiosos en la socie- dad española, sino a la aparición de nuevas formas de pensamiento cuya aprehensión ana- lítica es casi imposible.

En último término el objetivo de esta ponencia no es sólo proponer unas serie de claves para entender, comprender y analizar este fenómeno sino plantear una cambio en la mirada del sociólogo, lanzar el reto de intentar abordar un fenómeno cuyo dinamismo rompe todas las tipologías posibles.

Esta ponencia la voy a plantear en dos partes, una primera en donde definiré el objeto de estudio (y su plasmación en una propuesta metodología) y una segunda donde analizaré cuál ha sido la evolución de los NMR en España a partir de las variables expuestas en la primera parte.

 

2. Definición del objeto de estudio: sectas, "sectas" y tendencias religiosas

 Los debates que han acaecido en los últimos en España en torno a la aparición de una serie de grupos con unos planteamientos religiosos diferentes pero con unos esquemas organizativos no muy originales ha provocado situaciones de conflicto basadas, sobre todo, en un problema de legitimidad. De este modo un mismo comportamiento desde un punto de vista objetivo (por ejemplo, el retirarse del "mundanal ruido" para vivir una vida dedicada a una entidad trascendente e intramundana) carece de una diferente valoración subjetiva. Así, si una persona ingresa en un monasterio católico, se habla de "vocación", pero si ingresa en una comunidad Hare Krïsna o Moon se habla de "secuestro" o "engaño". En el fondo subya- ce una construcción social que gira en torno a la idea de la secta. y que debemos tener mucho cuidado en no caer en él.

La pregunta es ¿cómo podemos estudiar las nuevas manifestación de vivencia del fenó-meno religioso? Hay dos problemas básicos:

a) Ya lo he apuntado: la construcción social que se esconde detrás del término secta

b) El concepto de "secta" en la teoría sociológica nos remite a una realidad religiosa (mundo anglosajón y protestante) cuyos parámetros no se cumplen en los países de fuerte tradición católica como España.

 Entonces la cuestión pertinente es ¿qué vamos a estudiar? Todos aquellas corrientes de carácter religioso que bien se cristalizan en grupos concretos o bien se entremezcla con discursos religiosos pretéritos.

 De este modo el panorama de los NMR se puede abordar según el siguiente esquema:

 RELIGIÓN PÚBLICA

SECTAS

 

CULTOS

 

MOVIMIENTOS ACÉFALOS

 

 

RELIGIÓN PRIVADA CORRIENTES

 

Este esquema responde a dos variables: grado de institucionalización y el concepto de secularización de Lukhman que más tarde retomaremos.

 En este esquema entran cuatro tipos que necesitan ser definidos:

a.- secta clásica: retomo el concepto de secta que se ha utilizado en la sociología clásica. Son los grupos religiosos que más alto grado presentan de institucionalización (exceptuando, claro está, a la Iglesia Católica), con una doctrina elaborada y puesta por escrito y con una fuerte estructuración interna. En el caso español son la mayoría de origen protestante (Testigo de Jehová, Mormones......).

b.- cultos: Su grado de estructuración es medio y bajo. Normalmente son grupos pequeños con la existencia de un líder carismático. Su duración está relacionada con la vida del líder y son pocos los grupos que logran pasar de culto a secta. Estructuración interna escasa y en donde la trasmisión de la doctrina suele ser, fundamentalmente, vía oral.

 c.- movimientos acéfalos: grupos que carecen de estructuración y cuya doctrina está elaborada. Su vida es corta si bien pueden pasar a ser cultos. Están compuestas por pocos miembros. Carecen de un líder como en b.-

 d.- corrientes: líneas de pensamiento y creencias que no responden al ideario de ningún grupo concreto pero que crean un conjunto de "ofertas" trascendentes que pueden ser asumida por los sujetos en diferentes grados. Hasta ahora esta categoría ha sido tratada bajo el epígrafe de "supersticiones" no considerando su capacidad de influencia en la sociedades modernas.

Una vez definido el objeto de estudio vamos a la siguiente pregunta: ¿cómo los estudiamos?

De entrada quiero romper con una forma de enfocar este fenómeno desde la perspectiva de meter a todos los grupos (sean estos sectas, cultos, movimientos acéfalos) en una misma categoría con una serie de características generales sesgadas. Soy partidario de un doble enfoque:

a) enfoque macro: hay que situar el fenómeno que estamos estudiando dentro de unos parámetros espaciales y temporales. En este caso voy a centrarme en el proceso de secularización que ha vivido (y vive ) la sociedad española.

 b) Enfoque micro: es el más importante. Cada grupo, sea este una secta clásica, un culto o un movimiento acéfalo, debe ser estudiado tanto en su interacción con el medio como las interacciones internas teniendo en cuenta que sentido dan los actores a las acciones que realizan (enfoque emic). Debemos ser conscientes que cada grupo posee una historia, una cosmovisió, unas tensiones que le son propias y marcan sus características y naturaleza.

 

2. Evolución de los NMR en España

2.1 La Secularización

Tal como he señalado anteriormente voy a encuadrar la evolución de los NMR, dentro de la división propuesta, a partir del proceso de secularización que desde finales de los años sesenta está viviendo la sociedad española.

El término secularización lo voy a considerar en dos planos:

a/ Menor importancia de la religión orientada hacia la Iglesia

b/ Menor influencia de la religión en diferentes ámbitos de la vida social y su progresiva retirada al ámbito de la vida personal y familiar.

 De fondo no pierdo de vista la fecunda propuesta de Lukhman que se articula a través de lo que él llama la evolución de la religión pública a la religión privada, es decir, el desplazamiento de la religión desde esferas institucionales bien delimitadas (por ejemplo la Iglesia Católica), creadoras y gestionadoras de ámbitos de significación hacia esferas de la vida privada en donde el sujeto crea su propio ámbito trascendente a partir de la distintas combinaciones que puede realizar a partir de elementos pre-existentes.

 ¿Esto como se puede medir? La secularización esapañola se puede estudiar atendiendo a los siguiente esquema:

 a) Plano institucional

a.1.- Educación:

- Menor población escolarizada en instituciones católicas

- Mayor control político de ciertas actividades desempeñadas por centros religiosos

de educación.

a.2.- Servicios sociales:

- Menor ayudas a servicios sociales religiosos

- Mayor ayudas a servicios sociales laicos

a.3.- Declive de la práctica católica (que no de la religiosidad popular)

a.4.- Mayor dinamismo interno de la Iglesia Católica (influencia del Concilio Vaticano II)

 

b) Plano de las creencias

b.1.- Alta tasa de personas que se autodefinen como católicos (fuerte impregnación de la

cultura católica)

b.2.- Se considera a la Iglesia como una de las instituciones con más prestigio .

b.3.- El índice de incumplimiento de sus preceptos y dogmas se incrementa entre los que

se autodenominan, ya no católicos sino buenos católicos

. b.3.- Aumento de la oferta religiosa (otras creencias)

 

 2.2 Los NMR

 A la hora de estudiar los NMR hay que tener en cuenta una serie de dificultades a la hora de elaborar un análisis global

a/ Ausencia de información fiable

b/ Escasez de estudios y precariedad de la investigación española al respecto.

Si ya la obtención de datos es una operación harto difícil por la propia dinámica de los NMR, el baile de datos que van de unos autores a otros es mareante. Vamos a partir de un consideración básica: la importancia cuantitativa de los NMR en el panorama religiosos español es insignificante ( su influencia directa no pasa del 2'5% de la población), no así su peso cualitativo. Las cifras más fiables, en principio, de los "adeptos" nos la ofrece Azcona (1993); según este autor el 75% de los grupos tienen menos de 500 adeptos, un 14% tienen entre 500 y 100, un 10% más de 500. Los NMR más numerosos son los Testigos de Jehová con 65.000 adeptos y los Mormones con 15.000.

 

¿Cuántos hay? Entre los 45 NMR que enumera García Hernando(1993) y los 300 que nombra Salarrullana (1989) nos podemos hacer una ligera idea de la imposibilidad de establecer un número fijo.

Tampoco existe un adepto tipo. Una mirada rápida por la composición de los NMR nos encontramos personas de todas las edades, extracción social, condición económica.

 

Finales s.XIX/Principios s. XX La presencia de los NMR en la sociedad española no es tan nueva como en un principio se pueda creer. Desde el finales del siglo XIX y principios del actual llegan lo que hemos denominado algunas sectas clásicas pero su influencia no pasa de ciertos círculos elitistas. Así en 1889 llegan a España la Sociedad Teosófica, los Adventistas arriban en 1903 y los Testigos de Jehová en 1925.

Menos información tenemos sobre la influencia que tuvo el desarrollo del espiritismo en España. A pesar de que nace a mediados del siglo XIX en EEUU (movimiento acéfalo) y se articula como doctrina en la último cuarto de siglo en Francia (culto que pronto pasa a ser una secta), en España sólo se organizaron varias sesiones, siempre en círculos de la alta burguesía. Estamos ante una secta clásica que a su llegada a España se convierte en un movimiento acéfalo porque no se llega a estructurar ningún grupo hasta muchos años más tarde siempre desde un discurso ecléctico entre el cristianismo y las doctrinas espiritas de Kardec.

 Años 50-60 Hasta los años cincuenta y primeros sesenta no aparecen ni llegan nuevos grupos. Sin embargo es en esta época cuando llegan a España una secta clásica (los Mormones) y un culto (Iglesia Universal de Dios) y los Testigos de Jehová vuelven a la vida después de varias años de aletargamiento. Lo que une a los tres es que sus actividades giran en torno a la Base aérea de Torrejón de Ardoz. Tendrán que pasar algunos años para que puedan, con total libertad, iniciar sus actividades fuera de la base americana.

Años 70 En la década de los setenta tiene lugar un fuerte crecimiento de los NMR. Hay que advertir que este fenómeno no es propio de España, sino que en otros lugares tiene lugar el mismo fenómeno.

A principios de los setenta aparecen NMR cuyo origen ya no está en las sectas protestantes provenientes de EEUU sino cultos, en su mayoría, con una doctrina resultado de una mezcla entre elementos hinduístas y budistas. Otros cultos tienen un carácter más laico. También llegan sectas clásicas como Sokka Gakki (Japón) o los Hare Krïsna.

Hasta el año 1975 no surgen los primeros NMR hispánicos: Raschimura, Arco Iris, CEIS, Iglesia Cristiana Palmariana, Agora y Edelweis.

La mayoría de los NMR se concentrarán en las grandes ciudades, es especial, en Madrid, Barcelona y Valencia.

En líneas generales el 21% de los NMR presentes en esta década son sectas clásicas, cultos el 68% y el 5% movimientos acéfalos.

No podemos olvidar el auge que empieza a adquirir todo lo relacionado con el esoterismo que se plasma en la publicación de la revista KARMA-7 a mediados de los setenta (que sirve de lanzadera a un sector de los NMR) y a la publicación de un buen número de libros abordando temas esotéricos, ocultistas, espiritistas y ufológico.

 Años 80 A principio de esta década el panorama no cambia substancialmente. Sin embargo conforme pase los años se observa como el porcentaje de las sectas clásicas se mantienen estable respecto al año anterior, el 25% mientras que los cultos descienden a un 50% y los movimientos acéfalos aumentan hasta un 25%.

Hay una diversificación espacial y se produce un crecimiento importante en la Comunidad Valencia, Andalucía y en Galicia

Aunque se mantiene el interés por los temas ocultos a final de esta década se produce un auténtica explosión en los medios de comunicación: en menos de dos años surgen cuatro revistas, se multiplican los programas de radio, se celebran por doquier congresos abordando temas como la vida en el más allá, extraterrestres.....Por otra parte se empieza a hablar de un nuevas corrientes filosóficas que proviene de EEUU: New Age, Chaneling,etc...

Años 90 La década se inicia con lo que he venido a denominar la paranoia diabólica mediática. De la noche a la mañana aparecen una multitud de grupos que se clasifican como satánicos, se multiplican lugares donde se practican las misas negras y las pintadas con simbología infernal empiezan a impregnar todas las esquinas del Estado Español.

En cuanto al resto de la NMR se hace patente una disminución de las sectas clásicas (16%) y de los cultos (33%) para doblar el numero de los movimientos acéfalo (51%).

La New Age impregna ciertos sectores de la población española, sobre todo a partir de un auge en el estudio de la Astrología como si como el incremento de cursillos que buscan la liberación del ser humano, a partir de múltiples técnicas y terapias originarias, en su mayoría, de Asia.

 

Epílogo: J.P. Sastre: estamos condenados a ser libres

 


Tags: sectas, movimientos religioso, españa

Publicado por marioescobargolderos @ 19:29  | Sectas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios