Martes, 03 de junio de 2008



Por Pedro de Felipe, pastor y teólogo.

1) Para llegar a esta fecha, partiendo del año 607 a. C., según los cálculos del CG, hay que considerar varios acontecimientos, los cuales vamos a reseñar:
a) Fin del gobierno de Jerusalén en el año 607 a. C. (según el Jehovismo) al ser destronado el rey Sedequías; como ese gobierno representaba al gobierno de Dios, Dios no tuvo desde entonces ningún representante de su gobierno en la Tierra; por tanto, desde esa fecha, sólo gobernaron la Tierra las naciones gentiles; por lo que entonces empezaron "los tiempos de los gentiles", mencionados en Lucas 21:24, o, según traduce el CG, "los tiempos señalados de las naciones." (82/1268); después Jesucristo recibiría el trono de David, según Ezequiel 21:25-27. Así lo explican los TJ:
"[...], cuando Jesús habló en cuanto a que 'Jerusalén' sería pisoteada ‘hasta que se cumplan los tiempos señalados de las naciones', no se refería simplemente al hecho de que la ciudad literal de Jerusalén sería pisoteada, sino a algo adicional y mayor. ¿A qué? Para averiguarlo, examinemos el significado que las Escrituras inspiradas atribuyen a Jerusalén.
"Jerusalén fue la capital de la nación de Israel, de cuyos reyes de la línea de David se decía que ‘se sentaban sobre el trono de Jehová.' (1 Cró. 29:23) Por lo tanto, Jerusalén representaba el asiento del gobierno constituido divinamente o reino típico de Dios que se ejercía por medio de la casa de David. Con su monte Sión, era ‘el pueblo del gran Rey.' (Sal. 48:1, 2) Por consiguiente, Jerusalén vino a representar el reino de la dinastía del rey David, de manera muy semejante a como Washington, Londres, París, Moscú representan los poderes gobernantes de las naciones del día presente, y así se mencionan en los comunicados.
"El pisotear a aquel reino de la dinastía de gobernantes davídicos no comenzó originalmente con la devastación romana de la ciudad de Jerusalén en 70 E. C. Comenzó siglos antes con el derrocamiento de aquella dinastía en 607 a. de la E. C. cuando el rey babilonio Nabucodonosor destruyó a Jerusalén y capturó al destronado rey de la línea de David, Sedequías, y aquella tierra quedó desolada. (2 Rey. 25:1-26) Esto concordó con las palabras proféticas dirigidas a Sedequías en Ezequiel 21:25-27, [...].
"Así, con el destronamiento del rey Sedecías en 607 a. de la E. C. y la desolación de Jerusalén y Judá, las potencias gentiles ejercieron dominio sobre toda la Tierra. El reino de la dinastía del rey David sufrió una interrupción. Por consiguiente, Jerusalén, que representaba al ‘trono de David' que habría de darse al que tenía el derecho legítimo, Jesucristo, continuaría siendo pisoteada mientras el reino de Dios, según funcionaba por medio de la casa de David, fuera mantenido en una condición baja, sin estar en operación, bajo las potencias gentiles." (83/196-197).
"Los testigos de Jehová explican que los ‘tiempos señalados de las naciones' constan de un período de tiempo de clase especial. Es el largo período de tiempo en que las naciones gentiles o no judías dominan la tierra. Es un tiempo en que Jehová no domina en relación con la tierra." (65/171).
b) Como vemos, el CG dice que los "tiempos señalados de las naciones" durarían desde que el rey Sedequías fue destronado en el año 607 a. C. (según él) hasta que el trono de David, que ocupó Sedequías, fuera dado a Jesucristo; pero ¿cuántos años durarían esos "tiempos señalados de las naciones" o "tiempos de los gentiles", para llegar a la fecha cuando Jesucristo recibiría ese trono, según la explicación del Jehovismo? Los TJ lo dicen así:
"Naturalmente queremos saber cuándo terminaron los ‘tiempos señalados de las naciones'. Pero primero tenemos que saber cuánto duran esos tiempos. La Biblia nos dice que los ‘tiempos señalados de las naciones' serían ‘siete tiempos'. El reino de Dios no podía empezar hasta que hubiesen pasado ‘siete tiempos'.- Daniel 4:16".
"¿Cuánto duran ‘siete tiempos'? Los testigos de Jehová explican esto por medio de señalar a Apocalipsis 12:6, 14. El versículo 14 hace mención de ‘un tiempo y dos tiempos y la mitad de un tiempo'. Esto representa tres tiempos y medio, o la mitad de siete tiempos. El versículo 6 se refiere a tres tiempos y medio como constando de 1.260 días. Así que ‘siete tiempos' sería dos veces 1.260 días ó 2.520 días".
"¿Pero son los ‘siete tiempos' 2.520 días de veinticuatro horas? No. Con Dios cada día cuenta por un año. En Números 14:34 la regla de Dios es ‘por cada día un año.' Y en Ezequiel 4:6 Dios señaló ‘un día por cada año.' Así que los 2.520 días vienen a ser 2.520 años. Esto hace que los ‘siete tiempos' de los ‘tiempos señalados de las naciones' duren 2.520 años.
"Ahora bien, puesto que los ‘tiempos señalados de las naciones' empezaron en 607 a de J. C., tenemos que contar adelante 2.520 años. ¿Adónde nos trae eso? Al año 1914 (d. de J. C.). Este es el año designado en la Biblia en que habrían de terminar los ‘tiempos señalados de las naciones.' Es el año en que habría de dársele a Cristo, ‘cuyo es el derecho', el reino celestial.
"Así que algo terminó en 1914 y algo empezó. Lo que terminó fue el período de 2.520 años, o siete `tiempos señalados de las naciones.' Lo que empezó fue el reino de Dios en el cielo con Cristo como Rey." (65/173).
2) El CG, precisando más las fechas, nos dice que esos 2.520 años empezaron el día 1 de octubre del año 607 a. C. y terminaron el día 1 de octubre del año 1914:
"2.520 años comenzando en el otoño de 607 a. de la E. C. terminan en el otoño de 1914:
"Desde alrededor del 1 de octubre de 607 a. de la E. C. hasta el 31 de diciembre del (año) 1 a. de la E. C. son 606 ¼ años. Desde el 1 de enero del año 1 E. C. hasta alrededor del 1 de octubre de 1914 de la E. C. son 1.913 ¾ años. 606 ¼ más 1.913 ¾ = 2.520." (77/144).
3) Vemos que el CG dice que los "tiempos señalados de las naciones" (o "tiempos de los gentiles"), de Lucas 21:24, duran "siete tiempos", según Daniel 4:16, y que esos siete tiempos son 2.520 días, según Apocalipsis 12:6, 14; asimismo esos 2.520 días son 2.520 años, según Números 14:34 y Ezequiel 4:16. Estos 2.520 años empezaron el 1 de octubre del año 607 a. C., cuando, al ser destronado el rey Sedequías, Dios ya no tuvo ningún representante de su gobierno en la Tierra; desde entonces la Tierra fue gobernada sólo por las naciones gentiles durante esos 2.520 años; estos años terminaron el día 1 de octubre de 1914; entonces terminaron esos tiempos de gobierno de los gentiles, y Jesucristo fue hecho rey en los cielos, con lo cual el reino de Dios empezó entonces en el cielo, y la Tierra quedó, desde esa fecha, bajo el gobierno de ese reino. Ésta es la explicación del CG:
"Por 2.520 años las naciones mundanas de la Tierra la han gobernado sin interrupción por parte del Creador de la Tierra. Pero ahora ha llegado el otoño de 1914 (d. de J. C.) y los ‘tiempos señalados de las naciones' han caducado. [...]. Las naciones no merecen una continuación del permiso que han tenido para ejercer la soberanía de la Tierra." (61/107).
"[...], ellos (los TJ) estaban seguros de que el 1 de octubre de 1914 había puesto fin legal a los 2.520 años de tolerancia de parte de Jehová para la soberanía que las naciones gentiles habían asumido sobre la Tierra; [...]." (57/57).
"Esto, por tanto, significa que ‘los tiempos señalados de las naciones' se cumplieron en 1914 E. C. En ese tiempo terminó el pisotear a Jerusalén. El reino de Dios, funcionando por medio de la casa del rey David, asumió el poder y comenzó a gobernar. Sí, Jesucristo, aquel que tiene el ‘derecho legal', fue instalado entonces como rey, habiendo recibido ‘el trono de David su padre'.- Eze. 21:27; Luc. 1:32." (84/200).
"Cuando terminaran esos ‘tiempos señalados', entonces el reino de Dios sería establecido con su Rey en el cielo, donde ningún gentil o nación impía pudiera hollarlo. Toda la tierra queda abarcada bajo su dominio. Envía su poder desde el cielo para hacer que se haga la voluntad de Dios en toda parte de la tierra. Es este reino celestial el que no podía empezar antes que terminaran los ‘tiempos señalados de las naciones'." (65/171).
4) Es evidente que, según el CG, toda la Tierra quedó bajo el gobierno del reino de Dios que empezó en 1914 en el cielo, y, desde ese Gobierno del cielo, llega el poder a la Tierra, para que en ella se haga la voluntad de Dios; pero, ese poder que llega a la Tierra, lo ejerce el CG del Jehovismo, que está en Brooklyn, Nueva York (U. S. A.). Estos dirigentes se autodenominan (entre otros nombres, como ya hemos visto) "el cuerpo gobernante visible"; porque forman parte, según ellos, del gobierno de ese reino que empezó en 1914 en el cielo; también se dan el nombre de "esclavo fiel y discreto", por medio del cual, Dios da el alimento espiritual mediante las revistas y libros que escriben esos dirigentes; así lo afirman ellos mismos:
"[...] Cristo está usando una sola organización en la tierra para llevar el alimento espiritual a la gente. Dijo Jesús: ‘¿Quién, pues, es el siervo fiel y prudente (‘esclavo fiel y discreto', NM), a quien su señor ha puesto sobre su familia, para darles el alimento a su tiempo? ¡Bienaventurado aquel siervo, a quien su señor cuando viniere le halle haciendo así! De cierto os digo, que le pondrá sobre todos sus bienes.' - Mateo 24:45-47.
"En fiel cumplimiento de las palabras de Jesús, Cristo ha nombrado y puesto a los últimos de la nación espiritual de Dios ‘sobre todos sus bienes'. ¿Quién, pues, es este ‘siervo fiel y prudente' o ‘esclavo fiel y discreto'? El ‘siervo' no es cierto hombre. Tampoco es la Sociedad Watch Tower. Es el cuerpo unido de los últimos que han sido recogidos de la nación espiritual de Dios. El hecho de que se puede hacer referencia a un cuerpo, congregación o nación de gente como ‘siervo' de Dios El nos lo muestra en Isaías 43:10, donde él dice: ‘Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi Siervo, a quien he escogido. (65/192-193).
"Para entender el mensaje de la Biblia, lo que son los propósitos de Dios y lo que las personas deben hacer para obtener Su favor y guía, la mayoría de las personas necesitan la respuesta a muchas preguntas y es necesario darles mucha explicación. En tiempos modernos, el medio más eficaz que se ha hallado para lograr esto ha sido el de los estudios bíblicos de casa, usando publicaciones suministradas por la clase del ‘esclavo fiel y discreto' por medio de la Sociedad Watch Tower. [...] La gran mayoría de los que hoy se asocian con el pueblo de Jehová por toda la Tierra recibieron ayuda por medio de un estudio bíblico de casa de este tipo.
"[...]. Mientras efectúan su trabajo (de casa en casa) se esfuerzan por utilizar cabalmente las excelentes publicaciones que suministra la clase del ‘esclavo fiel y discreto' por medio de la Sociedad Watch Tower." (98/120, 140).
"Bajo la supervisión de un cuerpo gobernante central con residencia en Brooklyn, Nueva York, se prepara literatura que considera y explica la Biblia. El órgano principal de los testigos de Jehová para diseminar las verdades bíblicas es La Atalaya. Esta revista empezó con una edición de 6.000 ejemplares en julio de 1879, y ha aumentado hasta tener una circulación de 9.000.000 en 79 idiomas desde la fecha del 1 de enero de 1978. Una revista compañera, ¡Despertad!, empezó a publicarse en inglés como The Dolden Age en 1919 y posteriormente (de 1937 a 1946) como Consolación. La circulación de ¡Despertad! Con fecha de 8 de enero de 1978, fue de 8.900.000 en 33 idiomas." (86/25).
5) A la hora de redactar este texto (noviembre del 2001), La Atalaya alcanza una tirada quincenal de 23.042.000 ejemplares (62/2), y ¡Despertad!, también quincenal, llega ahora a los 20.682.000 ejemplares (63/2); esto significa que, entre estas dos revistas, el Jehovismo distribuye 87.448.000 ejemplares de esas dos revistas al mes, amén de la cantidad de ejemplares de "biblias" manipuladas, libros y folletos. Por lo que el Jehovismo aparece como una gran multinacional editora con dos fines: a) recaudar fondos "voluntarios" (porque se presenta como una Sociedad no lucrativa; por eso, no vende sus publicaciones, sino que las regala a cambio de una ayuda para los gastos de la publicación) por medio de esas publicaciones, y b) hacer más TJ, los cuales recaudarán más fondos, etc., y así hasta que llegue el Armagedón y acabe con ese "inicuo sistema de cosas" (como a ellos les gusta decir para referirse a todo lo que no es el Jehovismo; pero que a los TJ les cuadra mejor que a nadie). Aquí debemos precisar que el grupo llamado por el Jehovismo "esclavo fiel y discreto" o "esclavo" o "los ungidos" son las personas que, según los TJ, quedan vivas de los 144.000 mencionados en el Apocalipsis (según su particular interpretación), y que, según ellos, todas ellas son testigos de Jehová; a ese colectivo "esclavo", pertenecen los máximos dirigentes del Jehovismo, llamados "el cuerpo gobernante visible" o simplemente "el cuerpo gobernante", éstos son los que escriben toda la literatura del Jehovismo, en la cual aparecen toda suerte de contradicciones, cambios doctrinales, profecías jehovistas fallidas, etc.; cuando se presenta una de estas anomalías a un TJ, en seguida trata de buscar una justificación diciendo que todo eso es debido a que han recibido "más luz" o "nueva luz", y, por tanto, todas esas publicaciones atrasadas ya no tienen ningún valor; pero, cuando sucede esto, hay que presentarles la cita siguiente y hacer que se atengan a ella, que dice:
"En su obra predicadora los testigos de Jehová usan libros y folletos para la conveniencia de la gente. Dichas publicaciones contienen las verdades de la Biblia en forma permanente para que la persona interesada las estudie a su conveniencia." (67/219).
6) Es evidente que, según los TJ, desde el 1 de octubre de 1914, sus máximos dirigentes, que se autodenominan "el cuerpo gobernante visible", forman parte del gobierno del reino de Dios que empezó en 1914 en el cielo, cuyas aspiraciones políticas ya hemos visto (en la primera parte, capítulo V); quienes también suministran el alimento espiritual a todos los TJ por medio de esa literatura mencionada. Ahora bien, el que estos máximos dirigentes de los TJ formen parte del gobierno de ese reino comenzado en 1914 (según ellos) y que también ellos sean el órgano, o "esclavo fiel y discreto", que Dios tiene en la Tierra para distribuir el alimento espiritual a todos los TJ por medio de sus libros, revistas, folletos, etc., todo, incluida la existencia de ese reino, se lo juega el Jehovismo a que sean ciertos sus cálculos para llegar a 1914; pero he aquí la tragedia para esos dirigentes: ellos mismos destruyen sus propios cálculos para llegar a 1914, con lo cual ese reino comenzado para ellos en 1914 no es más que una fantástica quimera, como vamos a ver en el capítulo siguiente.


Tags: testigos jehova, sectas, armagedón

Publicado por marioescobargolderos @ 19:54  | Sectas
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 14 de agosto de 2010 | 22:39

www.sin1914.blogspot.com