Jueves, 05 de junio de 2008



Historia del cristianismo en Irlanda (V)

La historia de Irlanda del Norte ha seguido unida a sus hermanos del Sur y, naturalmente, al Reino Unido. A diferencia con Irlanda del Sur, en el Norte no se produjo ninguna guerra civil. El nuevo estado estaba compuesto por seis condados, con una población de 1.256.000 habitantes, con dos tercios de la población protestante.

 

Los unionistas siempre han sido mayoría en el país, tanto en el parlamento norirlandés como en su representación en Westminster. Hasta 1972 que se impuso un control directo desde Gran Bretaña, los unionistas vencieron en todas las elecciones. Esta uniformidad fue diseñada por el gobierno británico, que no quería más conflictos en la zona.

La formación del estado no fue fácil, desde 1920 a 1922 murieron en las calles de Belfast casi trescientas personas en disturbios y tiroteos. En 1922 murieron 232 personas, casi mil heridos y cuatrocientos militantes del IRA fueron detenidos. Se creó la policía del Ulster, en la que había un 20% de católicos. La Policía Especial y la Orden de Orange si eran profundamente anticatólicos.

En los años treinta tras la crisis internacional, creció el paro, especialmente entre los católicos. Las manifestaciones de católicos eran duramente reprimidas, por lo que desempleados protestantes se unieron a ellos para condenar la actuación de la policía. En 1935 la celebración de la victoria de Orange, enfrentó a los orangistas con la población católica, produciéndose nueve muertos y seiscientos heridos.

La discriminación hacia la comunidad católica era muy grande, no tanto por su filiación religiosa, si no por creerlos mayoritariamente nacionalistas y apoyo logístico del IRA. Los unionistas hacían todo tipo de artículos legales para conseguir la mayoría en zonas donde los nacionalistas tenían mayor número de votos. La discriminación por barrios era mutua, incluso más practicada por católicos que por protestantes.

La clase dirigente unionista luchó hasta los años setenta contra la minoría unionista, al considerarlos traidores al sistema.

En el sur de Irlanda se propició una discriminación favorable a los católicos, en 1931 el primado de Irlanda decía "La iglesia protestante de Irlanda no es ni siquiera parte de la Iglesia de Cristo"(1). Demostrando que la intolerancia no era patrimonio exclusivo de los protestantes del norte.

También hubo gestos de reconciliación como la reunión de dos obispos uno anglicano y otro católico en 1936, que llamaron al amor fraternal entre todos los irlandeses.

Las diferencias entre norte y sur fueron creciendo. Mayor prosperidad en el norte, el sur se separó de la Corona Británica.

En los años 50 el primer ministro del norte visitó por primera vez una escuela católica y mejoró en sus relaciones con Irlanda del Sur. El Partido Nacionalista viendo la buena voluntad de O´Neill, el primer ministro, decidió presentarse a las elecciones. Pero los sucesores de O´Neill no compartían su política conciliadora.

Los nacionalistas formaron en 1967 el NICRA (Asociación Norirlandesa de Derechos Civiles, para terminar con las discriminaciones.

En 1969 volvieron los disturbios bajo el nuevo presidente James Chichter-Clark, aunque intento algunas mejoras como la reordenación de los votantes y al conceder el voto a miles de nacionalistas, hasta el punto de perder la alcaldía de Londoderry. Pero las reformas llegaron tarde para algunos nacionalistas que defendían la violencia.

En 1969 la escalada de violencia fue tal, que en agosto las tropas británicas salieron a las calles, vitoreadas por los católicos, para restablecer el orden.

El IRA había intentado en los últimos cuarenta años doblegar a Irlanda del Norte, pero debido al poco apoyo prestado por los católicos del norte, tuvo que nutrirse principalmente por gente del sur. Cuando en 1968 un buen número de miembros del IRA decidieron dejar la violencia, se creó el IRA provisional.

Otro varapalo para los nacionalistas del IRA fue el progresivo acercamiento entre Reino Unido e Irlanda del Sur.

Uno de los hechos más tristes de los años 70 fue el denominado "domingo sangriento", donde el ejército mató a trece personas entre la multitud, algunas de ellas parece ser dispararon contra la policía. En 1971 murieron 173 personas y varios miles fueron detenidas. La situación llegó a ser tan crítica que el gobierno del Reino Unido decidió en aplicación a la Ley de Gobierno de 1920, suspender los órganos de autogobierno y asumir plenos poderes. Nombrando a William Whitelaw como primer secretario de Estado para Irlanda del Norte.

Un nuevo representante de los Unionistas más exaltados, Paisley, al parecer pastor de la Iglesia Presbiteriana Libre y anticatólico, ridiculizaba los intentos de unionistas más moderados por llegar a un acuerdo pacífico. Este hombre fundó el Partido Unionista Democrático, que gracias a la violencia fue aumentando de votos.

En el lado nacionalista se fundó un nuevo partido el Partido Laborista Social Demócrata, fundado por Austin Curie. La formación de otros dos partidos ocupó todo el abanico político de Irlanda del Norte.

El secretario de Estado para Irlanda del Norte, convocó un referéndum para ratificar la permanencia de IN en el Reino Unido o su unión con Irlanda del Sur. Ganaron los partidarios de permanecer dentro del Reino Unido en un 99%.

En mayo de 1973, Whitelaw modificó la Ley de Gobierno de 1920, y puso en su lugar una Asamblea unicameral, elegida proporcionalmente. La mayor parte de los partidos apoyaron la nueva ley, tanto unionistas como nacionalistas. La respuesta del IRA fue un aumento en sus atentados contra policías y militares. En 1974 el acuerdo estaba prácticamente muerto.

Durante todos los años 70 la falta de acuerdo fue evidente. La llegada al poder de Margaret Thatcher, volvió a abrir las vías de diálogo, pero la convención organizada en 1980 para llegar a un acuerdo fracasó por la posición extrema de todos los partidos de Irlanda del Norte. Thatcher buscó entonces un acercamiento con Irlanda del Sur, mejorando notablemente la relación entre ambos países. Los nacionalistas del IRA se encontraba cada vez más solos.

El IRA radicalizó sus actuaciones y el Sinn Fein, su aparato político le respaldó abiertamente. En unas declaraciones de su presidente Danny Morrison, en 198 queda muy claro: "¿Pondrá alguno de los presentes objeciones, si con una papeleta electoral en una mano y un rifle en la otra, tomamos el poder de Irlanda?".

 

--------------------------------------------------------------------------------
1) Declaraciones publicadas por el Irish News, 18 de diciembre de 1931
.


Tags: irlanda, historia, protestantes

Comentarios
Publicado por dasawsfc
Lunes, 16 de febrero de 2009 | 0:00
LloricaLloricaDemonioArdiendoArdiendoArdiendoArdiendoArdiendoDivertidoSonrojadoNavidadPayaso



no habia nadade lo que buscaba pudranse
ptros