Jueves, 05 de junio de 2008



Nuevos episodios de represión contra los cristianos en Argelia. Una mujer convertida a la fe evangélica podría enfrentarse a 3 años de cárcel por viajar en un autobús trayendo consigo 10 biblias. Por otro lado, otros 6 jóvenes cristianos se enfrentan a una petición de 2 años de prisión, acusados de proselitismo por culto no autorizado. A todo esto, la embajada argelina en España hizo llegar a Protestante Digital una carta en la que el embajador se negaba a contestar las preguntas que se le habían remitido por considerar que ha sido "objeto de una violenta campaña de denigración por numerosos medios de comunicación electrónicos".


La presión policial y judicial de las autoridades de Argelia no para y a los acontecimientos contra cristianos que se han dado en los últimos meses, siguen ahora nuevos ataques a la libertad de conciencia de los no musulmanes.

UNA EX MUSULMANA, JUZGADA POR VIAJAR CON BIBLIAS
Según informa el periodista del diario El País, Ignacio Cembrero, el tribunal de la ciudad de Tiaret (al norte de Argelia y con 200.000 habitantes) inició hace diez días un juicio contra la Habiba Koudier, cristiana de 37 años. La mujer, convertida de trasfondo islámico, fue sorprendida hace un mes y medio cuando llevaba consigo una decena de Biblias. Esto fue suficiente motivo, según las autoridades argelinas, para ser detenida y llevada ante el juez. El fiscal pidió hace 2 semanas un castigo de 3 años de prisión y 500.000 dinares (5.000 euros) de multa. Antes, pero, propuso a la acusada un trato: "Si vuelves al Islam archivo el asunto; si persistes en el pecado, el peso de la Justicia recaerá sobre ti". Koudier rechazó la propuesta, y fue acusada de "practicar sin autorización un culto no musulmán".

IMPACTO MEDIÁTICO DEL CASO
Este caso ha llevado a una importante repercusión en los medios francófonos del país. El diario El Watan, por ejemplo, ha criticado que "a un cristiana, se le exige con frialdad que elija entre la cárcel y la mezquita". A su vez, el diario francés Liberté , señala que Koudier es "víctima de un ambiente de linchamiento y del auge de los ‘lobbies' islamo-conservadores".

A los diarios se añaden la secretario de Estado francesa para los Derechos Humanos, Rama Yade, que ha calificado el juicio de "triste" y "chocante". También las dos ligas argelinas de los derechos humanos han denunciado la situación, calificando el juicio de "inquisición".

Posiblemente porque la noticia ha tenido repercusión en muchas esferas, la sentencia contra Koudier que se tendría que haber dado hace ya uno días, ha sido aplazada. El arzobispo católico de Argel, se ha mostrado "muy satisfecho" porque el retraso del proceso podría ser un "signo de que hay una interrogación sobre la conformidad de la pena". Más contundente se ha mostrado el pastor y presidente de la iglesia protestante argelina, Mustafà Krim, que no duda que las autoridades del país tienen un objetivo claro: "Quieren acabar con nosotros", dice, "empezaron con cautela a finales de 2007, y ahora los juicios ya son colectivos mientras se cierran los lugares de culto".

OTROS 6 EVANGÉLICOS SE ENFRENTAN A PRISIÓN
El de Koudier no es el único caso. Otros seis jóvenes fueron detenidos hace tres semanas a la salida de la casa de uno de ellos, acusados también de proselitismo y celebración de culto en un lugar no autorizado. El caso está abierto, y el fiscal pide 2 años de prisión y 5.000 euros de multa.

Los dos casos se dan en un país que en su Constitución reconoce explícitamente la libertad de culto y de conciencia. Unos derechos que los cristianos argelinos denuncian que se están violando con una dura ley reguladora de los cultos no musulmanes. Esta ley anticonversión, como se la ha denominado, ha servido para aumentar de forma muy importante la presión contra los cristianos, a los que se les han recortado mucho su ámbito de actuación y opinión.

PRIMERA RESPUESTA DE LA EMBAJADA EN MADRID
La respuesta inicial del ministro consejero de la embajada de Argelia en España, Ghaouti Benmoussat, en un escueto correo del pasado 8 de abril a una carta de protesta de la AEE, mostraba que el embajador argelino estaba dolido con las informaciones que el corresponsal de El País en Argelia (Ignacio Cembrero) ha dado sobre la persecución a los cristianos, ya que los artículos del diario han llegado "incluso hasta suscitar falsamente la emoción de numerosos cristianos en España".

Después de apelar a la objetividad, el embajador argumenta que la ley del 28 de febrero de 2006 que reguló las condiciones de ejercicio de cultos no musulmanes "garantiza plenamente la tolerancia y el respeto entre las diferentes religiones" a la vez que la ley pretende frenar "un movimiento de proselitismo agresivo antepuesto por sectas fundamentalistas cristianas". De ésta forma, el gobierno argelino estaría luchando para evitar "un amalgama perjudicial entre la comunidad cristiana y los representantes de una secta de iluminados con afán de propagar sus convicciones con medios dudosos".

Haneche seguía exponiendo que ante el peligro de estas "sectas", las autoridades de Argelia buscan "proteger la armonía entre grupos religiosos", para que "cada uno practique su fe sin excluir a la otra". Ésta libertad de religión está "asegurada para los cristianos", según el embajador, y esta línea histórica "no ha variado jamás".

Pero de la misma forma en que se ha luchado contra "el extremismo islámico y sus desviaciones sangrientas", el gobierno del país asegura que "no está dispuesto a facilitar la salida a otro extremismo, aunque sea cristiano fundamentalista".

Según el embajador, pues, el gobierno argelino ha tenido que intervenir en el momento en el que "las actividades de proselitismo se hacen públicas" y pasan a ser "campañas agresivas" hechas por "sectas" que "predican a su manera otra forma de integrismo y de exclusión".

El embajador concluye el texto de esta primera respuesta insistiendo en que "en un plano general, Argelia no tiene ningún prejuicio hacia el cristianismo u otras religiones", pero que no se puede aceptar que "grupos fundamentalistas perjudiquen la armonía de los creyentes".

LA EMBAJADA ARGELINA EN MADRID SE SIENTE ATACADA
Tras esta carta de la embajada de Argelia en España, Protestante Digital se puso en contacto con ella para hacerle una serie de preguntas. Entre otras: "¿Cuál es la definición que dan las autoridades argelinas a la palabra secta?" o "¿Qué campañas agresivas y alborotadoras contra la paz civil han hecho las iglesias evangélicas en el país para ser cerradas?".

La embajada ha respondido a esta redacción con una escueta nota, en la que denuncia una supuesta manipulación de algunas páginas webs en lo que a las noticias sobre los cristianos en Argelia se refiere.

Esta respuesta nos llegó en la segunda quincena de abril, varias semanas después de que Protestante Digital hiciera llegar al embajador argelino el cuestionario para saber la opinión de su embajada sobre los acontecimientos de los últimos meses en Argelia. En la nota, el Ministro Consejero, Ghaout Benmoussat, "lamentaba" no poder contestar a las preguntas que se le remitían. El motivo que se daba era que su "embajada ha sido objeto de una violenta campaña de denigración por parte de numerosos medios de comunicación electrónicos que han comentado y deformado las respuestas facilitadas sobre La presencia de los cristianos en Argelia".

Así pues, la representación oficial de Argelia en España ha cerrado la posibilidad de seguir dando información y argumentos sobre los acontecimientos que suceden en su país en relación con los cristianos, salvo (claro estáGui?o lo que ellos entienden o interpretan como difamación y ataque de los medios de comunicación contra Argelia. La diferencia es que ellos protestan en libertad, y los "causantes" de su supuesta "difamación" están encarcelados y privados de su libertad con la amenaza de ser condenados a años de prisión.

Así pues, y a pesar de la escueta opinión de la embajada, el sentido común concluye que estos últimas juicios en Argelia forman parte de una espiral de represión que va en aumento por parte de las fuerzas del estado argelino contra los cristianos, especialmente, los de fe evangélica.


Tags: cristianismo perseguido, argelia

Comentarios