Martes, 24 de junio de 2008


Los 31 teólogos e historiadores de Europa y América que participan en el congreso ´Pablo, Fructuoso y el Cristianismo Primitivo´ que se celebró en Tarragona han concluido que hay pruebas históricas suficientes para afirmar que el apóstol Pablo visitó la antigua Tarraco romana tras ser exiliado en Roma.

En el congreso, que concluyó el pasado sábado 21 de junio, expertos de Francia, Alemania, Italia, Suiza, Inglaterra, Estados Unidos, Rumanía y España han analizado los textos históricos disponibles para intentar averiguar si el apóstol Pablo estuvo o no en Tarragona.

Este congreso se engloba dentro del año dedicado a la memoria de los mártires fructuosos, asesinados por su fe cristiana en el anfiteatro romano de Tarraco (la actual Tarragona) el 21 de enero de 259.

EL EXILIO ROMANO
"Una de las claves" para dilucidar la cuestión es la ley penal romana, ya que, según la legislación imperial, el César podía sentenciar a un acusado a la pena del exilio mediante la fórmula de la deportatio (deportación) o de la relegatio (relegación), han explicado los expertos reunidos en Tarragona. "En cualquier caso, la persona exiliada perdía sus bienes y, si era ciudadano romano, podía perder igualmente su ciudadanía", han subrayado los historiadores.

Y precisamente, la primera carta de Climent (Clemente), que es la fuente más antigua sobre un viaje de Pablo "al límite de occidente", es decir, a Hispania, afirma de forma concreta que el apóstol Pablo fue exiliado. Otras fuentes de los siglos I y II (la segunda carta de Timoteo, las Actas de Pedro y el Canon de Muratorio), aunque también hablan de una visita a España, "se limitan a sugerir o a afirmar directamente que Pablo visitó Hispania" sin aclarar si fue o no como exiliado.

Si aceptamos el exilio de Pablo a partir de estos documentos históricos, lo que parece bastante lógico, "los precedentes de los dos hijos de Herodes, Arquelao y Antipes, que fueron exiliados a la Galia y a Hispania, apoyan la posibilidad de que Pablo fuera igualmente condenado al exilio en un lugar de las provincias hispánicas", han explicado los historiadores.

TARRACO
En este sentido, la Tarraco romana, por su condición de capital de provincia y de ciudad comercial y administrativa de su tiempo, y por el hecho de ser el puerto natural de enlace de Hispania con Roma "tiene muchas posibilidades de ser el lugar donde Pablo fue enviado al exilio", han consensuado los teólogos y historiadores de todo el mundo participantes en el congreso.

El profesor Rainer Riesner (de la Universidad de Dortmund, en Alemania) resume así el consenso logrado: "Es muy probable que Pablo fuera a Hispania al final de su vida y es posible que Tarragona fuera el lugar de su estancia, dado que es la ciudad que tiene más elementos a su favor. Otros lugares de Hispania son mucho más hipotéticos".

Fuente: Efe. Redacción: ACPress.net


Tags: apostol pablo, hsitoria iglesia, hispania, roma

Comentarios