Jueves, 26 de junio de 2008

Historia del cristianismo en Irlanda (VII)

Después de más de setenta y cinco años de terrorismo en Irlanda, las dos partes en conflicto llegaron a un acuerdo de alto el fuego. En éste último artículo describimos los difíciles momentos del proceso de paz en el siglo XXI.



En abril de 1998, todas las partes implicadas, los gobiernos británico e irlandés y los principales partidos de norirlandeses, firmaron el conocido Acuerdo de Viernes Santo. El acuerdo sería ratificado un mes más tarde por referéndum en Irlanda del Norte y en la República de Irlanda.

El proceso de paz se ve empañado por el atentado del 15 de agosto. El atentado más cruento en cuarenta años de conflicto. La bomba en Omagh termina con la vida de 29 personas, entre ellas dos españoles. Al poco tiempo, el atentado es reivindicado por la escisión IRA Auténtico que no aceptó los Acuerdos de Viernes Santo.

Unos días más tarde, una sociedad asqueada por la barbarie de décadas de conflicto se prepara para las primeras elecciones a la asamblea constituyente de Irlanda del Norte. Pero el conflicto se ha cerrado en falso y el 14 de octubre del 2002 Londres anuncia la cuarta suspensión indefinida, de la autonomía norirlandesa por la actitud del IRA.

Tendrán que pasar casi tres años, hasta que el IRA anuncie -el 28 de junio del 2005- que sus miembros dejan las armas. El 26 de septiembre de ese mismo año se produce el desarme de IRA, lo que abre la esperanza de conseguir una nueva autonomía para Irlanda del Norte.

Tendrán que pasar otros dos años, hasta el 28 de enero del 2007, cuando Gerry Adams, líder del Sinn Fein, consiguió el apoyo de la mayor parte de los miembros de su partido para respaldar a la Policía en Irlanda del Norte. El 7 de marzo el DUP (partido del Reverendo Ian Paisley) y el Sinn Fein, son los dos partidos más votados en las elecciones y anuncian para el 8 de mayo, la creación de un gobierno de concentración, que les permita la devolución de la autonomía a Irlanda de Norte.
El 3 de mayo de ese mismo año, el grupo paramilitar protestante Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) anuncia su renuncia a la violencia. El 8 de mayo se devuelve la autonomía a Irlanda del Norte, gobernada por católicos y protestantes, con su primer ministro Ian Paisley (Reverendo protestante) y su viceprimer ministro a Martin McGuinness.


La historia de Irlanda del Norte ha comenzado a escribirse con la fuerza de las palabras, cuando las armas han dejado de hablar. Esperemos que suceda lo mismo en todos los países que sufren la lacra terrible del terrorismo.

Tags: irlanda norte, paz, protestantes

Comentarios