Jueves, 16 de octubre de 2008





Lutero está de moda, y no sólo entre los protestantes. El periodista Jesús Bastante, de fe católica, presentó este pasado miércoles su primera novela, "Cisma" (Ediciones B. 352 páginas, 19 euros), en la que narra los entresijos de las luchas de poder que asolaron Europa a comienzos del siglo XVI, y que provocaron la ruptura en dos de la Cristiandad a causa de la Reforma de Lutero.

Es sin duda un reflejo de que la persona y el personaje de Lutero van abriéndose paso poco a poco por entre la “leyenda negra” del catolicismo español más cerrado, que le tildaba de monje borracho y lujurioso, sin intentar siquiera entender y acercarse a la realidad del reformador alemán.

Partiendo de una serie de preguntas sobre lo que hubiera sucedido si Martín Lutero hubiera dado marcha atrás en su Reforma, sobre el papel que jugó en la misma el emperador Carlos V y si el papa Adriano VI pudo haber parado el Cisma ante lo que luego fue la Reforma protestante, Jesús Bastante novela este período histórico que destaca por un interesante y creíble acercamiento novelado al lado más humano de los personajes.

Editada por Ediciones B, Cisma indaga, a través de los ojos de tres grandes personajes: el emperador Carlos, el papa Adriano y el monje Martín Lutero, en el cambio del mundo medieval al renacentista, los conflictos entre la fe y el poder y las oscuridades e intrigas que se viven tanto en el interior del Vaticano como en el propio Imperio.

La novela arranca en el famoso "Juicio de Worms", tras el que Lutero es condenado y sus doctrinas declaradas heréticas, y plantea, un hipotético escenario histórico: los esfuerzos, desde ambas partes -Imperio, Papado y el entorno de Lutero-, por frenar el incipiente cisma entre los seguidores de Jesús.

El autor reflexiona sobre si hubieran podido encontrarse Lutero, el Papa y el Emperador y "alcanzar un acuerdo conveniente para la fe y el Imperio". Los tres grandes protagonistas, poderosos y humanos al mismo tiempo, explica Bastante, viven en sus propias carnes conflictos internos: tanto Adriano como Carlos o Lutero tienen en sus manos el destino de Europa y de la fe, con toda la responsabilidad que eso implica.

Y, sin embargo, señala, "en los momentos cruciales, se sienten débiles como el más pequeño de los hombres, sin fuerzas para tomar unas decisiones que, sin lugar a dudas, cambiaron Europa y el mundo".

El Papa, el Emperador y el líder de la Reforma se sienten asediados por las intrigas curiales, la rebelión comunera en Castilla, las guerras con Francia, la disidencia de los príncipes alemanes, la perversión de las ideas reformistas al contacto con el poder político, y el desafío de un Nuevo Mundo recientemente conquistado.

En estas raíces históricas ahonda el autor de Cisma para plantear un relato "sobre lo que pudo haber sido, lo que fue y las consecuencias que trajo para la Civilización cristiana". Una novela, en definitiva, "sobre como la Historia acaba por coloca a cada personaje en su lugar", señala.

Jesús Bastante es autor también de "Los curas de ETA", "Benedicto XVI, el nuevo Papa","Setién, un pastor entre lobos" y "El padre Ángel, mensajero de la paz".

ENTREVISTA AL AUTOR
Jesús Bastante Liébana señala que Benedicto XVI "ya ha planteado la posibilidad de rehabilitar a Lutero" e incluso la de realizar "un inmediato viaje, posiblemente esta primavera, a Sajonia", región donde Lutero clavó sus tesis y tradujo el Nuevo Testamento al alemán.

Bastante manifestó que a católicos y protestantes "les unen muchas más cosas de las que nos separan", circunstancia que el Papa "conoce muy bien". "No hay que olvidar que es alemán y en Alemania (patria de Lutero) evangélicos y católicos conviven en un plano de igualdad numérica y jurídica", agregó.

EL CISMA, ÉPOCA HISTÓRICA APASIONANTE
Jesús Bastante considera que Lutero y el cisma protestante "son absolutamente desconocidos para el público", a pesar de que, según dijo, en los primeros momentos de la Reforma "fueron imprescindibles dos figuras relevantes de Castilla: el emperador Carlos V y el Papa Adriano VI".

"Se trata de una época de la Historia apasionante, y a la par llena de simplificaciones, fruto del desconocimiento", añadió. A su juicio, Lutero "era un iluminado, un personaje extraño y con profundos cambios de humor y personalidad".

"Por supuesto que no fue un hereje, sino un reformador: él no quería romper con la Iglesia, sino reformar lo que consideraba como abusos", manifestó. En este sentido, considera que Lutero no quiso crear una religión fuera de la Iglesia Católica, pero "los acontecimientos y la soberbia personal le llevaron a promover el cisma".

¿PUDO FRENARSE REALMENTE EL CISMA?
Para el autor, el cisma se pudo frenar, ya que las denuncias de Lutero "eran compartidas por buena parte de la Iglesia católica". "Incluso Adriano VI, en un desconocido pero fundamental discurso a la Dieta de Nuremberg, recoge que muchas de las acusaciones del fraile tenían fundamento", apuntó.

Por otra parte, Bastante se mostró convencido de que tras la lectura de la novela "muchos católicos considerarán que Lutero estaba en lo cierto en bastantes de sus reivindicaciones, y los protestantes que la ruptura con Roma fue innecesaria y fruto de tejemanejes políticos, no espirituales”.

"Lo que me parece fundamental es que se vea que 500 años después, católicos y protestantes (&hellipGui?o viven en la misma cultura y tienen planteamientos exactos sobre la sociedad y el diálogo fe y razón", destacó. "Ha sido un verdadero placer escribir esta novela y tratar de unir la precisión histórica con la trama literaria", concluyó.

Tags: novelas, historia protestantes, lutero

Comentarios