Martes, 21 de octubre de 2008


Ya dijimos que para sistematizar el estudio de la RAE como fuente para el estudio del protestantismo español, íbamos a exponer la formación, composición, temática, autoría y ediciones conforme al orden de los libros en la Biblioteca RAE. Ya que la RAE está publicada cronológicamente, esto nos permitirá desarrollar las investigaciones de Usoz y Río en España y la de Wiffen en Inglaterra, de manera progresiva.



Comenzamos la pasada semana con la Colección de Reformistas Antiguos Españoles. Publicada entre los años 1847 a 1888. Edición facsímil, Barcelona, 1983. Autores de la edición: Luis Usoz y Río, Benjamín B. Wiffen y Eduardo Boehmer. En la edición facsímil de la Librería de Diego Gómez Flores, Barcelona,1983. La mayor parte de los textos originales y las ediciones del siglo XIX se encuentra en la Biblioteca Nacional de España, en la sala Cervantes de Manuscritos y Raros.

Ya vimos el pasado domingo “El Carrascón” de Fernando Tejada (I); y la “Epístola Consolatoria” de Juan Pérez (II).

III.- JUAN PÉREZ, IMAGEN DEL ANTICRISTO Y CARTA A FELIPE II, 1556-1557.
Las dos obras impresas en este volumen fueron copiadas de un tomo en ocho capítulos de 455 hojas, que contenía más textos(1). En los índices expurgatorios del año 1583 no se habla del autor, pero algunos datos facilitados en las mismas obras nos indican que fue Juan Pérez casi con toda seguridad.

Se cree que las obras fueron escritas entre los años 1558 a principios de 1559, ya que su estancia en Roma le facilitaba información de primera mano(2). Estos dos volúmenes no tienen fecha de impresión, pero coinciden en forma, impresión, papel y grafismo con otras dos obras escritas en los años 1556 y 1557(3). En los índices expurgatorios de los años 1631 y 1790 se menciona la segunda obra, pero la primera sólo se menciona en el último índice. Las ediciones son consecutivas: 1557, 1558, 1578. Las impresiones se hacían en Ginebra(4), lo que no nos sorprende dada la amistad que unía a Juan Calvino y Juan Pérez; de la que ha quedado constancia en la correspondencia que ambos mantenían.

El impresor fue Zacarías Durando(5). Los dos textos son muy diferentes, el primero Imagen del Anticristo es una obra teológica y apologética que ataca directamente al papado. El segundo libro tiene una temática más singular, ya que está escrito en forma de epístola o carta abierta a Felipe II, para pedirle la libertad de culto en sus territorios. El ejemplar destaca por su análisis político y diplomático, y en él se advierte al rey de sus verdaderos enemigos, entre los que se encuentra el Papa de Roma. El volumen fue editado en San Sebastián en 1849, por el impresor Ignacio R. Baroja.

IV.- JUAN DE VALDÉS, DOS DIÁLOGOS, PARÍS, 1530, 1586.
En carta de Usoz a Wiffen, fechada el 6 de agosto de 1844, el español le informa de que ya posee todos los libros para su colección, excepto los que tenía Riego, de los que hemos hablado anteriormente. Estos dos diálogos deben estar entre los que poseía Usoz en tan temprana fecha; al parecer habían conseguido una copia de esta obra en la librería del colegio de la Trinidad de Cambridge.

El autor de estas dos obras dedicadas a Su Majestad, el emperador Carlos V, es Alfonso de Valdés. Durante un tiempo se creyó que estos diálogos pertenecieron al hermano Juan, seguramente por un error de Martín Rizo, quien introdujo estos ejemplares en el índice de libros prohibidos. Por otro lado Usoz ve una prueba de la autoría de la obra por Juan, en las páginas 293 y 294, en las que el autor habla de su desengaño al servicio de un cardenal de Roma y su marcha de la ciudad(6), pero es un error(7).

El primer diálogo, titulado El diálogo de Mercurio y Carón, apareció por primera vez hacia 1530 en español. El segundo diálogo, llamado El Diálogo entre Lactancia y un Arcediano, fue publicado en París, en 1586. Para cotejar las ediciones Usoz acudió a la librería del Museo Británico de Londres, donde encontró una versión más antigua de la segunda obra, impresa en Venecia en el año 1546 y escrita en italiano y de la cual se conocen hasta cinco ediciones(8). En el índice expurgatorio de 1790, de Madrid se la menciona.

El diálogo fue un género muy utilizado en el Renacimiento y hunde sus raíces en los libros de la filosofía clásica. Con este estilo se pretende hacer más amenas las conversaciones filosóficas, políticas y religiosas. Los dos diálogos son tratados morales basados en hechos históricos reales. En el primero se juzga al cardenal Wolsey, ministro de Enrique VIII. El segundo diálogo trata los problemas del emperador con el Papa. El libro fue editado en Madrid en 1850 por el impresor Juan Aguirre.


1) PÉREZ, Juan, Imágenes del Anticristo y Carta a Felipe II, RAE, San Sebastián, 1849, Librería de Diego Gómez Flores, Barcelona, 1981. Tomo III p i.
2) Ibidem, p III.
3) Ibidem, p I.
4) Ibidem, p VI.
5) El primer libro se acompañaba de algunos grabados que mostraremos en la parte de apéndice.
6) VALDÉS, Juan, Dos Diálogos, RAE Vol. IV, Madrid, 1850, Librería de Diego Gómez Flores, Barcelona, 1981.
7) De dicho autor hablaremos más profusamente en el capítulo los Precursores.
8) Ibidem, pp. V-VII.

Tags: historia evangélicos, protestantes, valdés, españa

Comentarios