Mi?rcoles, 05 de noviembre de 2008

Décimo artículo de esta serie sobre las iglesias "Pentecostales" escrita por el historiador Mario Escobar Golderos.


Origen y creencias del movimiento pentecostal (X)

Lake perteneció a esa raza de predicadores de principios del siglo XX profundamente decepcionados por la marcha de la Ciencia y la aptitud de gran parte del cristianismo oficial. Hombres como Freud, el botánico holandés, Hugo de Vries; el físico, Max Planck o el filósofo Karl Pribram, extendían sus ideas sobre el inconsciente, la evolución, la teoría del átomo y el individualismo. Muchos pastores y sacerdotes se unían con verdadero entusiasmo a las teorías racionalistas que sus antecesores habían rechazado en el siglo XVIII. El Pentecostalismo, como tendencia supra-natural e irracional, respondía al entonces entusiasta racionalismo, con su carga de misterio y esperanza.

Tras su regreso de África, Lake se reencontró con Jim Hill, un antiguo amigo de su época en Chicago, que subvencionó sus viajes evangelísticos por todos los Estados Unidos.

Lake estableció una de sus primeras bases en Spokane (Washington), donde puso en funcionamiento sus llamados “cuartos de sanidad”. El rumor de milagrosas sanidades se extendió rápidamente a lo largo y ancho del país. Para corroborar las sanidades, Lake convocó a médicos, abogados y jueces, con el fin de que dieran fe de las curaciones milagrosas. Los profesionales ratificaron muchos de estos hechos.

Lake continuó su labor evangelística y fundó la Iglesia Apostólica de Sponake, una de las primeras mega-iglesias de la historia. En 1920 dejó la ciudad y abrió una nueva obra en Pórtland.

La saturación de trabajo y entrega a su iglesia le llevó a descuidar la educación de sus hijos, que unos años antes habían perdido a su madre. Todos ellos abandonaron el hogar paterno al llegar a la adolescencia y se marcharon a Canadá. Este fracaso familiar le mortificó durante toda su vida. Lake formó una segunda familia con Florence e intentó evitar caer en los errores cometidos con los hijos de su primer matrimonio.

En 1924, Lake había extendido su ministerio por todo el país y había fundado cuatro iglesias nuevas. Ese mismo año, tras una predicación de Lake, Gordon Lindsay, futuro fundador de Cristo para las Naciones, se convirtió.

Unos años más tarde, Lake regresó a Sponake. Su estado de salud era muy malo y a sus sesenta y un años estaba quedándose ciego. Tras orar por sus ojos recuperó la vista.

En 1935, tras una comida campestre de la iglesia, Lake se sintió mal. Un par de semanas más tarde, el 16 de septiembre de 1935, Lake fallecía. En el culto en memoria a J. G. Lake uno de los asistentes dijo:
El Dr. Lake vino a Spokane y nos encontró en pecado. Nos encontró enfermos. Nos encontró pobres de espíritu. Nos encontró desesperados. Pero nos reveló un Cristo como nunca habíamos soñado conocer de este lado del cielo. Nosotros pensábamos que la victoria era del otro lado, pero el Dr. Lake nos reveló que la victoria estaba aquí.




(1) Tournier, Paul, Dinámica de la Sanidad, Andamio, Barcelona, 2003. pág. 155.

Tags: JG Lake, biografía, protestantes, evangélicos

Comentarios