Viernes, 30 de julio de 2010

El protestantismo avanza en Am?rica Latina. No hay estad?sticas unificadas pero en El Salvador, seg?n una reciente encuesta del IUDOP -instituto dependiente de la jesuita Universidad Centroamericana-, los que se declaran protestantes -en 1988, apenas un 16%- hoy suponen m?s del 38% de la poblaci?n. Y en el resto del continente, con la excepci?n de M?xico, al menos una de cada 10 personas es protestante. En algunos casos, como en Guatemala, hasta se anuncia que el pa?s ser? pronto mayoritariamente evang?lico.

La mayor?a de la poblaci?n de Guatemala ser? pronto evang?lica

Los acad?micos creen que el viaje del Papa a Brasil no sirvi? de nada

Pero, aunque en Centroam?rica la tendencia es pronunciada, los datos tambi?n hablan por s? mismos al sur de Panam?. Hasta 1960, en Brasil los protestantes siempre se hab?an mantenido por debajo del 5%. Pero durante los noventa, la proporci?n pas? del 9% al 15,4%. Y ahora, con unos 30 millones de evang?licos, los brasile?os le disputan a Alemania, Sud?frica y Nigeria la tercera plaza en el?ranking?de los pa?ses con m?s protestantes del mundo, liderada por EE UU y Reino Unido.

El protestantismo hist?rico, el de Lutero, el de Calvino o el anglicano, fue siempre muy minoritario en la Am?rica colonial, y hasta principios del siglo XX, con el?revival?norteamericano y la expansi?n de las iglesias pentecostales, no empez? a echar ra?ces. Pero, ?a qu? se debe un cambio tan considerable en un continente que durante siglos ha sido aplastantemente cat?lico?

Samuel Rodr?guez, director de la mayor organizaci?n hispanoevang?lica de EE UU, la NHCLC, arguye tres motivos: que para convertirte "no tienes que cambiar tu cultura porque el Evangelio puede entrar con salsa o con mariachis"; que la Iglesia evang?lica propone "una relaci?n personal con Dios, sin burocracia religiosa", y que, frente a las dictaduras, "la religi?n ofreci? libertad".

El antrop?logo salvadore?o Carlos Lara afirma que, en su pa?s, el auge del protestantismo "tiene que ver con la guerra" y, aunque solo en parte, tambi?n con una cierta "reacci?n apol?tica a la Teolog?a de la Liberaci?n". Pero, para Lara, lo fundamental es el cambio sociocultural.

Otro de los baluartes evang?licos es su rol social: centros de rehabilitaci?n para drogadictos, apoyo en las c?rceles, colegios... Pero no solo act?an a gran escala. Las iglesias evang?licas "funcionan como microsociedades en las que los niveles de ayuda mutua son muy fuertes", explica Lara.

Hay quien hasta atribuye al protestantismo un cierto efecto ascensor.?Pero el antrop?logo estadounidense David Stoll, autor en 1990 del premonitorio ensayo?Is Latin America turning protestant?,?se muestra esc?ptico: "Pasar cuatro noches en la iglesia, en vez de borracho en la calle, mejora la alimentaci?n de los ni?os y promueve roles familiares m?s adecuados. Pero no se puede demostrar que hacerse evang?lico mejore tu posici?n social".

Ante la p?rdida de fieles, Cris?foro Dom?nguez, de la Conferencia Episcopal latinoam?ricana, opina que, m?s que un error, la Iglesia cat?lica ha cometido un "pecado de omisi?n". Al preguntarles por la visita de Benedicto XVI a Brasil en 2007 -interpretada entonces como una forma de frenar las conversiones evang?licas-, el dictamen de los acad?micos consultados por EL PA?S es un?nime: no sirvi? de nada.

Samuel Rodr?guez no duda de que, para finales de siglo, el continente ser? "mayoritariamente evang?lico". Pero no todos lo tienen tan claro. El te?logo espa?ol y profesor en Georgetown (Washington) Jos? Casanova se?ala que "las proyecciones no se est?n cumpliendo". Y el soci?logo brasile?o Antonio Pierucci apunta que "hab?a muchos cat?licos dispuestos a abrazar una religi?n m?s exigente en t?rminos de comportamiento y dedicaci?n. Incluso en lo monetario. Pero no todos", dice, "y eso marcar? el techo".

Proyecciones estad?sticas al margen, nadie concede demasiada importancia a las consecuencias. Samuel Rodr?guez cree que "los valores [evang?licos y cat?licos] son los mismos". Tanto que los compara con "una?pepsi?y una?coca-cola".?Antonio Pierucci, por su parte, descarta un cambio cultural: "El gran problema es que los evang?licos proh?ben el alcohol, as? que despu?s de una boda beben agua o zumo de fruta. ?Sabe cu?nto dura una fiesta de esas?", pregunta con iron?a. Lo que s? parece evidente es que la ?ptica evang?lica reserva a la mujer un papel socialmente m?s protag?nico. "Ese es un aspecto muy importante", dice Jos? Casanova. "Y no tanto por los pastores -en las iglesias protestantes pueden ser mujeres- como por la clientela femenina, que contrarresta el machismo".

Tambi?n hay quien dibuja cierta norteamericanizaci?n en la cultura, pero Jos? Casanova apunta que, en todo caso, la influencia ser? bidireccional. "En EE UU, a largo plazo, habr? un desplazamiento prodem?crata del voto evang?lico hispano". Samuel Rodr?guez confirma que, hasta que lleg? la ley "racista" de Arizona, "el pueblo latino estaba destinado a votar republicano".

Otro de los efectos del auge del protestantismo, seg?n Jos? Casanova, es la "renovaci?n" cat?lica: "En Brasil los carism?ticos [con pr?cticas ceremoniales similares a las de algunos evang?licos] representan m?s de un 20%". Samuel Rodr?guez apunta incluso hacia la pol?tica: "Muchos l?deres exitosos hablan de redenci?n y de Jes?s". Hasta "la fraseolog?a de Hugo Ch?vez es ev?ngelica", dice. Y Twitter parece darle la raz?n. Despu?s de abrir la tumba de Bol?var, el presidente venezolano?twitte?: "Dios m?o, Dios m?o. Cristo m?o, Cristo Nuestro. Mientras oraba en silencio viendo aquellos huesos, pens? en ti".

?

Art?culo de El Pa?s. Carlos G. Cano


Tags: evangélicos américa, protestantes, católicos

Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 08 de noviembre de 2010 | 23:04

el que hizo esa imagen de America Latina es realmente estupido, puso a uruguay en el lugar de paraguay y a paraguay en el lado de uruguay.